RUBEN MOSSO
5 de septiembre de 2013 / 03:42 p.m.

México • En los próximos 12 meses la Procuraduría General de la República (PGR), con apoyo de peritos argentinos, tratará de identificar los restos de migrantes localizados de 2010 a la fecha en fosas de San Fernando, Tamaulipas, y Cadereyta, Nuevo León, víctimas que murieron a manos de Los Zetas.

 

La PGR dio a conocer las bases del convenio de colaboración que firmó con organizaciones no gubernamentales de otros países, y anunció la conformación de una Comisión Forense integrada por peritos de la institución y argentinos.

 

Los trabajos se reforzarán con información proporcionada por bancos forenses de El Salvador, Honduras y Chiapas, éste último conformado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), Voces Mesoamericanas y el Consejo Estatal para los Derechos Humanos del estado.

 

Las bases cuentan con muestras genéticas de personas que reportaron la desaparición de familiares en su paso por México, cuando pretendían llegar a Estados Unidos.

 

En total serán 11 organizaciones nacionales y extranjeras que colaborarán con la PGR, mismas que podrán hacer llegar sus peticiones de búsqueda a través de la Fundación para la Justicia, único enlace con la Comisión Forense.

 

En caso de desacuerdos sobre métodos y acciones, se someterán a consulta de la Subprocuraduría de Derechos Humanos y Atención a Víctimas.

 

Sin embargo, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, puede impugnar los acuerdos a los que lleguen y consensar entre las partes.

 

El procurador está obligado a compartir los resultados del informe que reciba de la Comisión Forense a los organismos y organizaciones nacionales firmantes del convenio.

 

La información no se podrá publicitar ni dar a conocer en medios de comunicación, a menos de que cada familia así lo apruebe. Las bases del convenio se dieron a conocer a través del Diario Oficial de la Federación.