19 de abril de 2013 / 09:35 p.m.

Acapulco de Juárez • Tolerancia y diálogo antes que violencia, en el conflicto magisterial con el grupo disidente de maestros agrupados en la CETEG, sostuvo el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero.

"Pido comprensión, que prefiero seguir agotando los caminos del diálogo a entrar en un terreno en el que podrían presentarse escenarios de violencia que a nadie conviene", dijo.

Lo anterior previo al evento de la Asociación Nacional de Educación Ambiental (ANEA) y la Comisión Nacional del Agua, en el puerto de Acapulco, donde rechazó tener alianzas con el bloque de diputados del PRI en el congreso del estado.

"Yo no tengo ninguna alianza, estoy aliado con la legalidad, con los principios constitucionales, con la reforma educativa que aporte beneficios al país y al estado de Guerrero", dijo el mandatario estatal.

Y sugirió al Gobierno Federal que tratara de obsequiarles a los docentes algunas de sus preocupaciones, pero sin salirse de las disposiciones federalesç

 JAVIER TRUJILLO