23 de febrero de 2013 / 11:41 p.m.

Un sondeo de opinión levantado en Yucatán reveló que 55% de los jóvenes ha sido víctima de violencia verbal y 39 % de agresiones físicas en las escuelas.

 

México.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, consideró necesario que tanto autoridades como organizaciones de la sociedad sumen esfuerzos, con el fin de aplicar medidas orientadas a garantizar a niños y adolescentes un ambiente libre de violencia.

La CNDH, en coordinación con la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY) realizó el foro “"Juventud en Construcción"”, en el que participaron 300 estudiantes de diversas preparatorias y universidades, e intercambiaron opiniones acerca de temas de su entorno, como el acoso escolar o bullying, discriminación, redes sociales, seguridad en internet y derechos de los jóvenes.

En este foro se puso de manifestó que uno de los problemas que más afectan a los jóvenes es la violencia en el entorno escolar por lo que debe ser atendido de manera urgente por autoridades, instituciones educativas y la familia.

Un sondeo de opinión levantado en el estado de Yucatán, en el que fueron consultados 2 mil 600 alumnos, reveló que 55 por ciento de los jóvenes ha sido víctima de violencia verbal y 39 por ciento de agresiones físicas en las escuelas.

La investigación indicó que respecto de la violencia psicológica 35.8 por ciento de los alumnos aceptó haberse sentido excluido o aislado por sus compañeros y 23.9 por ciento admite haber excluido o aislado a algún compañero.

En cuanto a la violencia física 39 por ciento expresó que ha sido golpeado por algún compañero y 30.9 por ciento admitió que ha golpeado a otro.

Este fenómeno lo sufren los niños y adolescentes en las escuelas, pero se caracteriza por ser un problema oculto. Los padres, generalmente son los últimos en enterarse de que su hijo es víctima de acoso e intimidación por parte de sus compañeros o que su hijo es el agresor.

Los jóvenes tuvieron una participación activa durante el foro y establecieron un diálogo con profesores y directivos de instituciones de enseñanza superior. Se dijo que el papel de las escuelas, en el proceso de capacitación de los estudiantes, es brindar alternativas y respuestas a las dudas y problemas que los jóvenes tienen, con el propósito de contribuir a la formación de una sociedad que respete la libertad, la dignidad y los derechos de las personas.

EUGENIA JIMÉNEZ