12 de septiembre de 2013 / 02:33 a.m.

Ciudad de México • El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, pidió a los maestros que mantienen el plantón en el Zócalo de la Ciudad de México a reflexionar que el 15 de septiembre es una fiesta nacional y nadie puede arrogarse la posibilidad de entorpecerla.

A su llegada a la Secretaría de Gobernación para continuar la negociación con los integrantes de la sección 22 de Oaxaca, el mandatario estatal reiteró que se mantendrán congelados los pagos a los docentes, pero afirmó que su intención no es retenerles el pago, sino que regresen a clases.

Admitió que se han tardado mucho y reiteró su llamado recordando el derecho de las niñas y los niños a recibir clases, independientemente de que no se debe claudicar en el derecho a la libre manifestación.

Lamentó que el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda, y él hayan acordado ya algunos puntos con la dirigencia del magisterio que no fueron avalados por sus bases, por lo que ha imperado el "asambleísmo" y también advirtió que Oaxaca no puede ser un estado de excepción en la aplicación de la reforma educativa.

LORENA LÓPEZ