31 de diciembre de 2013 / 10:11 p.m.

México.- El diputado federal perredista, Carlos Augusto Morales López, envío una carta al secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, para que excluya de la aplicación del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) al pan de dulce.

En un comunicado precisó que el pan dulce ya forma parte de la Canasta Básica de los mexicanos y en la iniciativa avalada por el Congreso no se contempló gravar con este impuesto a esos alimentos, pues provoca un perjuicio importante en la economía de millones de hogares que se encuentran en condiciones desfavorables.

"Es evidente que un pan dulce que es de consumo cotidiano para los mexicanos, no tiene comparación con aquellos panecillos que se venden como golosinas y por tanto no se encuentran dentro de la Canasta Básica", expuso el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Mencionó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Gasto 2012 los mexicanos destinan 37 por ciento de los egresos a la compra de alimentos, y de éstos, 21.1 por ciento en los hogares es para adquirir pan y cereales, 14.9 por ciento más para azúcar, dulces, miel y chocolates.

Morales López indicó que en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se precisa cuál es el criterio para la aplicación del IEPS; sin embargo, de manera contradictoria se excluye al pan dulce de los productos de alimentación básicos.

En la misiva destaca: "el espíritu de la creación del IEPS es corresponsabilizar a las empresas productoras de alimentos denominados no saludables, por su alto contenido calórico, con las externalidades sociales generadas por sus productos, en este caso hablamos de un grave problema de salud pública como sobrepeso y obesidad".

El diputado federal exhortó a la población a denunciar incrementos abusivos en el precio del pan dulce, ya que la aplicación del impuesto de ocho por ciento a la producción del alimento implicaría posibles aumentos en centavos y no pesos, como se ha manejado.

Si en México la pieza de pan de dulce tiene un precio promedio de seis pesos, el incremento sería de no más de 75 centavos si se aplicara de manera directa el citado incremento al alimento, precisó el diputado.

Por ello, el perredista reafirmó su decisión de revertir la disposición impuesta por la Secretaría de Hacienda, al tiempo de pedir responsabilidad a la industria panificadora para no afectar la economía de los mexicanos.

Notimex