AP 
12 de junio de 2017 / 11:03 a.m.

MADRID.- La crisis política en Venezuela puede derivar en un “mar de sangre” y una crisis de refugiados en territorios vecinos si América Latina no interviene, advirtió el lunes el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

El mandatario peruano ha propuesto un mecanismo de arbitraje en el que tres países latinoamericanos críticos y otros tres "amigos de Venezuela" escojan a un presidente para dirimir el conflicto, que se ha cobrado docenas de vidas y que mantiene al oficialismo y la oposición enfrentados en las calles y las instituciones.

Kuczynski, que no detalló cómo se llevaría a cabo el proceso de arbitraje, señaló que América Latina debe intervenir para evitar que Venezuela haga peligrar tres décadas de logros democráticos en la región.

“Si no se hace nada vamos a terminar con un mar lleno de sangre, vamos a tener una invasión en Cúcuta y en la frontera de Colombia, gente que llega a Curazao en bote, como en el Mediterráneo,” dijo el mandatario.

Empujados por el deterioro de la calidad de vida en su país muchos venezolanos optan por huir cruzando la frontera con el país vecino o navegando los 65 kilómetros que separan a la isla de Curazao, territorio autónomo de los Países Bajos. Muchos de ellos también han emigrado a Estados Unidos, México o España, donde las solicitudes de asilo se han disparado.

"Si América Latina tiene algo de solidaridad entre los países tenemos que tratar de buscar una solución", añadió Kuczynski.

En su primera visita a España como presidente el mandatario se refirió también a los planes de infraestructura en su país y al valor de la inmigración latinoamericana en Estados Unidos.



rlvg