FERNANDO DAMIÁN
19 de mayo de 2013 / 05:36 p.m.

Ciudad de México • El vicepresidente de la Cámara de Diputados, José González Morfín, afirmó que la designación del general Alberto Reyes Vaca como secretario de Seguridad Pública de Michoacán representa la oportunidad de frenar la espiral de violencia en la entidad, pero demandó al gobierno de Enrique Peña Nieto "no dejar solo" al estado.

"Con estricto respeto a la soberanía que cada estado merece y a las funciones de los integrantes de cada poder, el gobierno federal tiene la obligación de no dejar solo a Michoacán; tiene la obligación de dotar de todo el apoyo logístico, material o personal mediante una coordinación adecuada para ir desactivando cada uno de los problemas que enfrenta", puntualizó.

En vísperas de la presentación de la estrategia integral para restablecer el orden en Michoacán, el legislador panista sostuvo que la idea de la desaparición de poderes en la entidad evidencia la incapacidad de las autoridades locales para conservar el orden público, hacer respetar la ley y ejercer la autoridad.

No obstante y a contrapelo de algunos de sus correligionarios en el Senado de la República, González Morfín puntualizó:

"Más allá de pensar en una desaparición de poderes en el estado, se tienen que agotar todos los mecanismos posibles para que se restaure el orden social, la representación de la autoridad y la seguridad para los michoacanos; pero, sobre todo, lo que necesita Michoacán es un acompañamiento del gobierno federal en todos los aspectos, a fin de que esta situación no se agudice", dijo.

Remarcó que la crisis en el estado de Michoacán se tiene que detener ya, pues no es posible permitir que entre en una espiral sin fin.

"Urge comenzar ya. Creo que la llegada de un nuevo titular de Seguridad Pública puede ser un buen comienzo, pero este esfuerzo puede verse diluido si el gobierno federal deja solas a las autoridades de la entidad", advirtió.

Sostuvo, incluso, que el regreso a la legalidad y la aplicación indistinta de la ley en la entidad resultan imprescindibles para evitar que la crisis se replique en otros estados con problemas de seguridad, conflictos magisteriales y presencia de grupos de autodefensa.

El diputado federal por el estado de Michoacán señaló que las circunstancias que vive su entidad natal no son resultado de unos meses, sino de años y de administraciones ineficientes, y por ello las soluciones pasan por generar desarrollo interno, cuidar las inversiones nacionales y foráneas, así como mejorar la educación, restaurar los valores y reconstruir el tejido social.

Recordó que durante los últimos días se han configurado decenas de delitos que van desde secuestro, robo, saqueo, ataque a las vías de comunicación, entre otros, que siguen impunes y la sociedad michoacana no se merece un entorno de intranquilidad e inseguridad.

"Espero que la llegada del general Alberto Reyes Vaca sea el inicio de un plan de trabajo, coordinado con la autoridad federal, para recuperar la estabilidad y tranquilidad en Michoacán. El diálogo es el mejor de los mecanismos para encontrar coincidencias y soluciones, pero no sustituye la aplicación de la ley. Los delitos no se conmutan por diálogo; si existen delitos, que se sancionen", agregó el legislador.