AP
22 de marzo de 2016 / 11:21 a.m.

Cuba.- El presidente Barack Obama dijo el martes que el embargo de Estados Unidos a Cuba sólo ha dañado al pueblo cubano y llamó a una apertura política en la isla, en un mensaje transmitido en vivo por la televisión estatal.

En un esperado encuentro con la sociedad civil, el mandatario dijo que su país no impondrá el futuro a la isla y que confía que será decidido por los cubanos, pero subrayó que la prosperidad de la gente depende no sólo de la educación o la salud, sino también de la libertad para expresar libremente sus ideas sin ser detenido y tener acceso a internet.

"Creo en el pueblo cubano", dijo en el teatro Alicia Alonso de La Habana, donde desde un palco lo escuchaba el presidente cubano Raúl Castro. "El futuro de Cuba tiene que estar en las manos del pueblo cubano", señaló en español en un discurso que fue transmitido en vivo por la televisión cubana.

"Cuba debería tener elecciones libres", agregó. El mandatario estadounidense a su vez pidió al Congreso de su país que levante el embargo que Estados Unidos impuso a la isla hace más de cinco décadas.

El mandatario sostuvo que nadie ignora las diferencias de ambos países: Cuba tiene un sistema de un solo partido y Estados Unidos de varios, además de que en la isla está en marcha un modelo económico socialista y en su país uno de libre mercado. Obama fue seguido por la televisión estatal por los cubanos.

Delci Ramírez, un ama de casa de 69 años, asentía y lanzaba expresiones mientras escuchaba a Obama. "Es un discurso importantísimo, hay que estudiarlo, hay que interpretarlo, yo creo que él quiere transmitir y hacer cosas buenas para el pueblo. No sé si lo logrará, pero esas son sus intenciones", dijo, aunque también señaló que los más jóvenes deberían recordar "los problemas que había antes con el capitalismo, con los partidos y la corrupción".

Un vecino de Ramírez, Juan Jesús Pérez, aseguró que no habría imaginado nunca antes poder ver un discurso así en vivo. "En ningún momento habló de injerencia. Él siempre sugirió cosas como elecciones o como internet para la gente", comentó el trabajador de cerámica. "Este señor ya pasó a la historia de Cuba. Este negro sí fue capaz", añadió.

El presidente estadounidense cerrará la visita histórica de dos días y medio a Cuba con una reunión con un grupo de opositores al gobierno de Castro, algo que según la Casa Blanca fue un requisito para realizar el viaje.

Antes de continuar su viaje hacia Argentina, Obama y su familia asistirán a un juego de béisbol entre el equipo nacional de Cuba y los Mantarrayas de Tampa Bay, de la liga mayor.