NOTIMEX
10 de septiembre de 2015 / 09:06 a.m.

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco pidió hoy a los miembros de un movimiento católico francés dedicado a la pastoral familiar que atiendan con misericordia y cercanía a los matrimonios fracasados.

Durante una audiencia en el Palacio Apostólico con los integrantes de los Equipos de Nuestra Señora (Équipes Notre-Dame), instó a acoger a estas personas con sus heridas y ayudarlas “a caminar en la fe y en la verdad”, para formar parte apropiadamente de la vida de la Iglesia.

“Una pareja unida y feliz puede comprender mejor que nadie, como desde dentro, la herida y el sufrimiento que provocan un abandono, una traición, un fracaso del amor”, sostuvo.

“No se olviden tampoco del sufrimiento impronunciable de los muchachos que viven estas dolorosas situaciones familiares: ustedes pueden darles mucho”, agregó el pontífice.

Denunció el hecho de que en la actualidad la imagen de la familia “como Dios la quiso”, compuesta por un hombre y una mujer en vista del bien de los cónyuges y también de la generación y de la educación de los hijos, se deforma mediante “potentes proyectos en su contra apoyados por colonizaciones ideológicas”.

Les instó a comprometerse de manera concreta y con creatividad renovada en las actividades para acoger, formar y acompañar a las parejas jóvenes, antes y después del matrimonio.

Exhortó también a mostrarse cercanos con las familias heridas por la falta de trabajo, por la pobreza, por un problema de salud, por un luto, por la preocupación causada por un niño, por el desequilibrio provocado por una lejanía o una ausencia, por un clima de violencia.

“Debemos tener la valentía de entrar en contacto con estas familias, discreta pero generosamente, materialmente, humanamente o espiritualmente, en las circunstancias en las que sean más vulnerables”, apuntó.