5 de julio de 2013 / 01:14 a.m.

Guerrero • El senador perredista Armando Ríos Piter sugirió distinguir bien a las policías comunitarias de usos y costumbres, así como los movimientos de autodefensa que surgieron de manera legítima, para no relacionarlos de manera inadecuada con expresiones que tienen la influencia de organizaciones delictivas.

Ríos Piter participó el lunes en una reunión convocada por la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero con el sector empresarial de Chilpancingo y parte del Congreso local, en donde se discutió ampliamente el tema de la seguridad pública y los errores cometidos por las instituciones legalmente establecidas.

Respecto a las declaraciones del comandante de la Novena Región Militar, Genaro Fausto Lozano, en el sentido de que tras los grupos de autoprotección de la Costa Grande está metido el crimen organizado, Ríos Piter sostuvo que el tema debe tratarse con mucho cuidado.

Recordó que el tema se inició en Guerrero, después se extendió hacia Michoacán, Estado de México, Oaxaca y en algunos puntos de Chiapas.

"Lo que debemos tener claro es quiénes actúan bajo un marco legítimo, quiénes son los ciudadanos preocupados por lo que ocurre en el país en materia de seguridad y han decidido tomar acciones bajo su propio riesgo".

Ese tipo de acciones dijo que se debe encauzar legalmente para no criminalizarlos, sino hacer a la población partícipe de un esfuerzo encaminado a recuperar la tranquilidad.

Recordó que hay actores que se presentaron recientemente en Michoacán, donde algunos grupos se escondieron bajo la figura de policías comunitarias para llevar a cabo acciones del crimen organizado.

"Hace dos meses un cártel estuvo queriendo entrar a distintas regiones de Michoacán bajo la excusa de ser policía comunitaria. Nosotros tenemos que diferenciar muy bien esos procesos, hay que identificar a los que legítimamente son apoyados por la sociedad para ver como le generamos condiciones de articulación y organización", apuntó.

Entrar a la revisión del proceso de organización de las policías comunitarias legítimamente integradas, dijo que puede arrojar como resultado una buena etapa de coordinación entre las autoridades legalmente establecidas y la sociedad.

Dicho esfuerzo, manifestó, permitirá diferenciar a quienes pretendan utilizar el membrete de policías comunitarias o autodefensas para encubrir acciones ilícitas.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN