12 de septiembre de 2013 / 02:36 a.m.

Ciudad de México • La senadora panista Marcela Torres se pronunció a favor de que haya un aumento en el impuesto a las bebidas, pero propone que no sea de un peso sino de dos; lo que aseguró ayudaría a disminuir el consumo en aproximadamente 26 por ciento, que a su vez reduciría la prevalencia de diabetes hasta en un 12 por ciento.

Emilio Herrera, director de Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC), asegura que el refresco es sólo el 5.5 por ciento de la dieta de los mexicanos, y que hay otro 94.5; y que todos los líquidos y bebidas tienen el mismo contenido calórico, excepto el agua. Destacó que el impacto que la medida tendría en disminución de calorías sería solamente de 35 diarias.

La panista destacó que somos el país con mayor número de obesos en el mundo y que 8 de cada 19 muertes son ocasionadas por Enfermedades Crónicas No Transmitirles relacionadas con obesidad y sobrepeso; esto durante un debate sobre refrescos y obesidad que sostuvo con el director de ANPRAC, en el programa “En 15” con Carlos Puig.

Emilio Herrera señaló que sí tenemos problema de salud que es el sobrepeso y la obesidad, pero no es con los refrescos, es un grave problema de salud pública que es ocasionado por múltiples factores. El refresco, como cualquier otro alimento que tomes mucho será un problema.

Aunque la obesidad no es culpa exclusiva de los refrescos, si tienen una enorme responsabilidad; en promedio cada mexicano toma medio litro de refresco al día que cuenta con una cucharada por cada 5 mililitros, apuntó la senadora.

El director de la ANPRAC replicó el dato asegurando que no son 12 cucharadas de azúcar por porción, ya que cada refresco tiene diferentes tamaños y cantidad de azúcar, además de que el azúcar en refrescos se mide en gramos, no en cucharadas.

Marcela Torres comentó que un refresco sólo es azúcar, que no tiene fibras ni nutrientes que haga que esto se procese. A lo que Emilio Herrera objeto, argumentando que el refresco sí tiene elementos nutrimentales como agua, azúcar, carbohidratos y glucosa.

La senadora resaltó que la experiencia internacional nos dice que el consumidor de refresco es un consumidor flexible que puede migrar a otro tipo de producto más saludable; la epidemia de obesidad, sobrepeso y diabetes inicia por el aumento del precio.

No hay ejemplo internacional que demuestre eficiencia de precio en combate a la obesidad: 5 países han intentado un impuesto de este tipo. Dinamarca se retiró porque no había generado avance en la salud, aseguró Herrera.

Por último Torres aseveró que sí hay manera de etiquetar el impuesto para que se vaya a la salud, y recordó que el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que el producto de ese impuesto al refresco se utilizará para ese rubro.

Reconocemos que hay un problema serio, por lo que requerimos ambiente de colaboración. Pero hay que dejar claro que no hay elementos para justificar que el refresco es causante de obesidad y sobrepeso, finalizo Herrera.

El debate entre la senadora panista Marcela Torres y el director de ANPRAC Emilio Herrera, se transmitirá esta noche a las 21:30 horas. Puedes verlo en este linck --> http://tv.milenio.com/envivo

OTROS DATOS SOBRE LAS BEBIDAS AZUCARADAS:

Consumo de bebidas azucaradas es nocivo para la salud: OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha concluido que el consumo de bebidas con elevado contenido de azúcar es nocivo para la salud, razón por la que insta a sus Estados Miembros a considerar el uso de políticas fiscales para desincentivar el consumo.Aunque, recalca que el impuesto no es la única medida que se debe implementar para hacer frente al problema de obesidad en el país.

“No es una política aislada, sino una estrategia que forma parte de diferentes medidas multisectoriales”, señaló Carlos Gómez, representante de la OPS/OMS durante el foro legislativo denominado “Impuestos a los Refrescos Azucarados: una Política Fiscal Saludable”.

Disminuirían hasta 12% la prevalencia de diabetes impuestos en refrescos: experta

La doctora Arantax Colchero, experta del Instituto Nacional de Salud Publica, explicó que incrementar los impuestos a las bebidas azucaradas ayudaría a disminuir su consumo, pasaría de 163.3 litros por persona al año a 102.9 litros (26 por ciento).

Lo anterior ayudaría a reducir hasta en 12 por ciento la prevalencia de diabetes en México, así como disminuir en más de 25 por ciento los costos de nuevos casos de diabetes durante los próximos 10 años.

Experiencia internacional

Hungría (2011): Impuesto especial de $0.03 dólares a los refrescos, siempre y cuando el contenido de fruta no sea mayor a 25% y tengan más de 8 gramos de azúcar por cada 100 mililitros. Busca hacer frente al creciente problema de obesidad y el costo que representa para el sistema de salud.

Argelia (2012): Impuesto fijo de 0.5% sobre la facturación de las industrias de refrescos (tanto la producción como importación). Busca recaudar fondos para invertir en el sector salud (programas contra el cáncer).

Francia (2012): Impuesto especial de $0.09 dólares por litro de refresco, el cual no se aplica a jugos de fruta, aguas dulces y néctares. A las bebidas azucaradas, refrescos, jugos de fruta y bebidas endulzadas con edulcorantes se les aplica además un IVA de 5.5%. Busca aumentar el precio de estos productos y promover el consumo de bebidas alternativas, e invertir recursos en el sistema nacional de salud y en programas de agricultura.

Finlandia (2012): Impuesto especial de $0.14 dólares por litro. Busca disminuir el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar, así como hacer frente a los problemas de salud relacionados con su consumo (obesidad, diabetes, etc.).

Otros países que han implementado el aumento de impuestos en bebidas azucaradas para hacer frente a problemas como la obesidad y la diabetes son: Bélgica, Estados Unidos, Israel, Italia, Rumania y Reino Unido.

CON INFORMACIÓN DE JESSICA CORONA