AP
10 de agosto de 2016 / 08:04 p.m.

WASHINGTON.-  La Comisión Interamericana de Derechos Humanos recibió una solicitud de medida cautelar y una denuncia de violación del debido proceso por el juicio de destitución de la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

María Isabel Rivero, portavoz de la Comisión, dijo el miércoles a The Associated Press que desconocía la persona natural o jurídica que solicitó ambas medidas.

Sin embargo, el Partido de los Trabajadores de Brasil publicó el miércoles en su página de internet que tres de sus diputados y un senador presentaron las solicitudes para "intentar suspender el golpe" contra la mandataria suspendida.

En el documento dirigido a la Comisión y que también fue publicado en la página del partido, los congresistas pidieron reinstalar en su cargo a Rousseff, suspender el proceso hasta que la CIDH dirima la petición o suspender el trámite del Senado hasta que se demuestre que se realizará cumpliendo las garantías previstas en la constitución.

La AP solicitó un comentario a la embajada brasileña ante la OEA, sin obtenerlo de inmediato.

Rivero formuló el anuncio horas después de que el Senado brasileño votara por abrumadora mayoría enjuiciar a Rousseff, dando un paso más hacia su destitución. La portavoz explicó que el organismo no tiene plazos mínimos para procesar las dos solicitudes.

La Comisión, adscrita a la Organización de Estados Americanos, tiene la facultad de emitir medidas cautelares si considera que el solicitante se encuentra en riesgo de daño irreparable y amerita protección especial del Estado.

El procesamiento de una denuncia en el sistema interamericano suele tardar años hasta que la Comisión formule recomendaciones al Estado en caso de que admita la denuncia y determine que los derechos humanos fueron violados.

La CIDH pidió en mayo al poder legislativo brasileño a "actuar estrictamente dentro del marco de la ley y con apego a los principios del derecho internacional de los derechos humanos" durante el proceso de destitución de Rousseff.

El Senado votó en mayo en favor de impugnar a Rousseff y suspenderla de su cargo por un máximo de 180 días mientras se preparaba el juicio.