Redacción
3 de mayo de 2013 / 02:55 p.m.

 El presidente de Estados Unidos dijo “es un placer estar entre amigos” en español para arrancar su discurso con los jóvenes que se reunieron en el Museo de Antropología.

Destacó los sacrificios heroicos que se están realizando por mantener la seguridad en México y llamó a hacer a un lado las distorsiones que existen en ambos países, que crean malos entendidos y dificultan nuestro encuentro y nuestros caminos.

""He venido aquí para ver el progreso impresionante del México de hoy. Un nuevo México está emergiendo"" y los jóvenes se encuentran en la encrucijada de deshacerse de las actitudes que no les sirven al mundo moderno.

Obama aseveró que ""gracias a ustedes podemos pensar en una nueva relación entre México y Estados Unidos, somos dos socios en pie de igualdad"".

Al reconocer que su español es malo, el mandatario agradeció el recibimiento que se le dio a su esposa Michelle, durante su visita al Distrito Federal y a su hija, Malia y sus compañeros durante su visita a Oaxaca, la cual, reconoció, habla mejor español que él.

Obama reconoció que está surgiendo un nuevo México ""ciudadanos que dicen que la violencia no es aceptable"".

Durante su discurso resaltó los escritos de Octavio Paz, al decir que ""la modernidad no está afuera, sino adentro de nosotros y hoy es la antigüedad más antigua tiene mil años y acaba de nacer y es por eso que me quería dirigir a todos ustedes"", al decirles a los jóvenes que se encuentran en el museo.

El presidente de Estados Unidos dijo que a pesar de todas las personas que reclaman un legado entre México y su país, algunos estadunidenses ven México como un lugar inseguro, procuran trabajar de manera conjunta.

""Algunos mexicanos piensan que Estados Unidos no respeta a México y que queremos poner muros entre ambas naciones. Pero somos iguales"", sostuvo.