REUTERS
23 de junio de 2017 / 12:19 p.m.

BRUSELAS.- La primera ministra británica, Theresa May, dijo que su oferta de garantía de derechos para ciudadanos de la Unión Europea que vivan en su país tras el "Brexit" era "muy justa y seria", pero sus pares del bloque están escépticos.

"Quiero garantizar a todos los ciudadanos de la Unión Europea que están en Reino Unido, que han hecho sus vidas (...) que ninguno tendrá que irse", declaró May a la prensa el viernes durante el segundo día de una cumbre eruopea en Bruselas. "No habrá una separación de familias", aseguró.

Sin embargo, los líderes europeos querían más detalles. El primer ministro belga, Charles Michel, halló la propuesta "particularmente vaga", describiéndola con una expresión flamenca para un regalo dudoso: "No queremos un gato en un saco".

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó la oferta como "un buen comienzo", pero dejó claro que su enfoque es el futuro de la Unión Europea sin un Reino Unido que muchos ven como políticamente inválido después de que May perdió su mayoría parlamentaria en una apuesta electoral fallida el 8 de junio.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, opinó que "ese es un primer paso, pero ese paso no es suficiente".

Los 27 países remanentes de la Unión Europea quieren que sus ciudadanos puedan hacer valer sus derechos en Reino Unido a través de la Corte de Justicia Europa, algo que May ha descartado de plano.

También cuestionan su intento de limitar esos derechos posiblemente a personas que ya vivían en el país antes de que invocara formalmente al "Brexit" hace tres meses.


pjt