JAVIER TRUJILLO
13 de abril de 2013 / 10:08 p.m.

Acapulco, Gro. • Al encabezar el encuentro regional de gobiernos de izquierda, el senador perredista Alejandro Encinas Rodríguez sostuvo que el Plan Nacional de Desarrollo no tiene fuerza jurídica ni vinculante con las políticas públicas; además aseguró que la cruzada contra el hambre en los 400 municipios es electorera.

"En la cruzada contra el hambre existe un aparato de operación política con fines electorales, que va a medrar con la necesidad de la gente", sostuvo Alejandro Encinas.

Detalló que los 400 municipios se encuentran en 13 estados del país donde habrán de realizarse elecciones durante el 2013.

"Se han ido a zonas urbanas más pobres, aunque no sean las más pobres del país", señalo.

También dijo que establecer la obligatoriedad de políticas y metas en los 32 estados del país en el Plan Nacional de Desarrollo es una gran simulación.

"En la reconstrucción del tejido social, esto no se va a resolver jugando a los policías y ladrones, por lo que se requiere de una visión integral", dijo ante alcaldes del PRD, diputados locales y senadores.

Antes, el senador Alejandro Encinas realizó un recorrido por la bahía de Puerto Marques y dijo que hay daños ambientales visibles y afectaciones del patrimonio de prestadores de servicios turísticos, se continua con las obras de la marina Majahua.

"La gente se quejó de la falta de atención federal y la complicidad del procurador (Francisco Moreno) porque, incluso, tengo entendido que se modificó el proyecto autorizado.

"Y siendo visibles los daños ambientales, no se para la obra, lo que representa una burla para la comunidad (...) y que no se ha apegado a la norma ambiental y menos realizó los requerimientos de mitigación", dijo el perredista Encinas Rodríguez.

Ante las afectaciones en la desaparición de 300 metros de playa, daños a 22 restaurantes dijo que desde el senado de la república se llamará a las comisiones de Derechos Humanos y del medio ambiente para atender el reclamo por los daños en la economía de prestadores de servicios turísticos, restauranteros y artesanos de la zona.

El legislador federal dijo que la obra de la Marina Majahua, que realiza Grupo Mexicano de Desarrollo, afectó una de las playas públicas que son patrimonio del país, dañando el medio ambiente y el patrimonio de las familias.