14 de abril de 2013 / 09:34 p.m.

Ciudad de México • El gobierno federal aseveró que comunicar es gobernar, por lo que llamó a realizar un esfuerzo para contar con una estrategia de comunicación que le permita comunicar con los usuarios de redes sociales, así como trabajar para desterrar los apodos del lenguaje oficial y recuperar los nombres, "porque el crimen organizado ha terminado por imponer su lenguaje a los medios al lograr que se vuelvan de uso común palabras como levantón, encajuelados o encobijados, entre otros".

Lo anterior fue señalado durante los trabajos del Primer Encuentro Nacional de Comunicadores en Seguridad Pública del país, efectuado en Acapulco, Guerrero, donde el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Segob, Roberto Campa, expuso ante funcionarios el contenido del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia busca reconstruir el tejido social.

Campa Cifrián afirmó que la política de seguridad del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto está dirigida a disminuir la violencia y a proteger la vida de los mexicanos.

Dijo que el propósito del Programa es prevenir la violencia y delincuencia en el país para incidir en la construcción de sociedades y comunidades más cohesionadas, inclusivas y seguras.

“"La política del Gobierno Federal parte de la premisa de que la crisis de seguridad tiene dos componentes: uno, institucional y que está vinculado con policías, ministerios públicos, y dos, el que tiene que ver con las condiciones sociales, con el empleo, la desocupación, la educación, la salud, entro otros, que son considerados factores de riesgo"”, estableció el funcionario.

En su turno, el director de Comunicación Social de la Secretaría de Energía, Víctor Avilés, expuso ante sus pares la conferencia “"Buena Comunicación, Participación Social y Gobernanza"” en donde llamó a recuperar las calles, recuperando primero las palabras.

De acuerdo con Avilés, el desempleo, las drogas y el fácil acceso a las armas, así como un ambiente de desigualdad económica y la urbanización irregular, son elementos que provocan la violencia y la delincuencia.

“"Esta situación mejorará cuando cambien las condiciones sociales y haya más empleos, pero es una solución a largo plazo"”, apuntó, al destacar que el esfuerzo del Gobierno Federal debe dirigirse a recuperar las calles y devolverle la seguridad a los ciudadanos.

“"Uno de ellos, destacó, tiene que ver con la estrategia de comunicación. Es necesario desterrar los apodos del lenguaje oficial y recuperar los nombres, "porque el crimen organizado ha terminado por imponer su lenguaje a los medios al lograr que se vuelvan de uso común palabras como levantón, encajuelados o encobijados, entre otros"”.

De su parte la coordinadora de Innovación y Estrategia Digital de la Presidencia de la República, Alejandra Lagunes Soto Ruiz, manifestó que en la agenda de seguridad planteada por el Gobierno de la República no existen diferencias ideológicas ni partidistas, sólo el interés de que los mexicanos recuperen la tranquilidad.

Recomendó que las cuentas oficiales no deben sembrar el pánico ni comenzar los rumores. “"Es importante concentrarnos cada vez más en el cambio a una narrativa de prevención, denuncia, coordinación, tareas de inteligencia y, por lo tanto, de un reto sobre el que se tiene absoluto control"”.

La funcionaria sostuvo que las únicas cuentas que en materia de seguridad terminan siendo relevantes son hablar con credibilidad, “son aquellas que no guardan silencio en momentos de crisis, atienden oportunamente los casos de denuncia y generan información relevante antes que otros usuarios".

Informó que más del 40 por ciento de los mexicanos, aproximadamente 43 millones, utilizan las redes sociales, “"las cuales sirven al Gobierno Federal para hablar a la ciudadanía"”.

“"Es impensable tener inteligencia policiaca sin contar con las redes sociales, ya que, añadió, son un recurso natural para ésta"”, ponderó.

ANGÉLICA MERCADO