24 de enero de 2014 / 10:43 p.m.

Buenos Aires.- La oscilante política cambiaria aplicada por el gobierno de Argentina generó hoy un nuevo clima de incertidumbre económica e impactó incluso en los mercados internacionales.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía, Axel Kicillof, sorprendieron la mañana de este viernes al anunciar el fin de las restricciones para la compra de dólares, que se mantuvieron durante dos años en este país sudamericano.

En este lapso, el valor oficial del dólar pasó de cuatro a ocho pesos argentinos, en tanto que la divisa en el mercado ilegal alcanzó un precio récord de 13 pesos debido a la especulación que provocó la prohibición de comprar dólares para el ahorro.

Los argentinos mantienen una fuerte dependencia sicológica con el dólar, debido a las frecuentes crisis económicas sufridas desde el regreso de la democracia (1983), por lo que suelen ahorrar en esta divisa y desconfiar por completo de la moneda nacional.

Por eso, bastó con que el gobierno restringiera a fines de 2011 la adquisición de dólares para que el mercado negro, que ofrece el llamado "dólar blue" a precios mucho más altos que la cotización oficial, se fortaleciera.

Desde entonces, la competencia entre el dólar legal e ilegal se acentuó y llegó a su punto máximo esta semana, cuando el gobierno decidió no intervenir en la cotización, lo que provocó una devaluación del 12 por ciento, la más alta desde 2001.

Pese a que el gobierno dio marcha atrás y a partir del próximo lunes se volverán a vender dólares para ahorro y se reducirá del 35 al 20 por ciento la tasa por compras con tarjeta en el extranjero, este viernes se vivió una jornada de incertidumbre.

En los locales de artículos electrónicos y en las empresas turísticas, por ejemplo, se paralizaron las ventas, ya que se desconoce cuál será la cotización oficial del dólar a partir de la semana próxima, cuando se libere su venta a los ahorristas.

Otro mercado que se encuentra prácticamente paralizado es el de las propiedades, ya que aquí se tasan a dólares (lo que está prohibido), pero el constante cambio de la divisa incrementa los precios de casas, terrenos y departamentos en una sola jornada.

La incertidumbre se reflejó en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, que cayó un 3.9 por ciento, ante la cautela de los operadores que prefirieron esperar a que el gobierno confirme la política cambiaria a partir de la próxima semana.

Además, la fuerte devaluación de esta semana impactó en el mercado bursátil español, que se desplomó 3.6 por ciento debido a que la mayoría de las grandes empresas de ese país tienen inversiones en Argentina y resultan afectadas por el alza del dólar.

NOTIMEX