27 de agosto de 2014 / 02:15 p.m.

Medellín.- El ex jefe de los sicarios del desaparecido cártel de Medellín, Jhon Jairo Velásquez Vásquez (alias "Popeye"), quien recuperó la libertad tras 23 años de cárcel, regresará a su ciudad natal, en donde la memoria colectiva tiene anclada los tres mil asesinatos que coordinó en su carrera delictiva.

"Claro que recuerdo a 'Popeye', es un nombre muy conocido en Medellín, Dios quiera que sea verdad su arrepentimiento y Dios quiera que no lo maten sus enemigos", respondió a Notimex un taxista de 60 años que vivió en esta ciudad la guerra del cartel que lideraba el fallecido Pablo Escobar Gaviria contra el Estado.

La salida de prisión de Velásquez Vásquez se dio a las 21:30 horas locales (02:30 GMT de este miércoles), con la protección de la Defensoría del Pueblo y un anillo de seguridad de la Policía Nacionalia, a petición del propio ex presidiario.

Los habitantes de Medellín siguieron por la radio y los canales de televisión la noticia de la libertad del ex lugarteniente del extinto Pablo Escobar Gaviria, considerado durante más de 20 años el jefe de los capos de la droga en Colombia.

Para algunos, Velásquez Vásquez es de los pocos narcotraficantes que cumplieron con la condena que le impuso la justicia, pero otros en voz baja creen que 'Popeye' se debería 'podrir en prisión' por el reguero de sangre que dejó durante la guerra del cártel de Medellín entre 1985 y diciembre de 1993, cuando fue abatido Escobar Gaviria por un comando élite policiaco.

Cuando el ex jefe de sicarios se entregó a la justicia a principios de la década de 1990 en el municipio de Envigado, al sur de Medellín, esta ciudad era considerada la metrópoli más violenta del mundo y era un especie de sello de los carteles de la droga.

El ex sicario confesó en varias ocasiones a medios locales que él fue responsable directo de 300 asesinatos, pero participó y coordinó alrededor de tres mil muertes.

Igualmente dirigió la 'operación pistola' contra los policías que perseguían a los hombres del cártel de Medellín que le declararon la guerra al Estado, y con toda la tranquilidad que caracteriza a los sicarios, 'Popeye' reconoció que asesinó de manera personal a 25 uniformados.

Los sicarios bajo la conducción de 'Popeye' dieron muerte a más de 540 policías para cumplir la orden del 'Patrón', como ellos llamaban a Escobar Gaviria, el hombre que levantó la consigna de los narcos de la época: 'Prefiero una tamba en Colombia que la cárcel en Estados Unidos'.

En una entrevista a la revista Semana cuando estaba en prisión, 'Popeye' recordó que Escobar Gaviria citó a sus hombres y les dijo: "Vamos a matar policías. Eso es más útil que matar jueces porque finalmente son ellos los que nos llevan donde los jueces".

Ahora, 23 años después, Velásquez Vásquez sale arrepentido, pidió perdón a sus víctimas, entre ellas al ex presidente Andrés Pastrana (1998-2002), quien fue secuestrado por él en 1990, y promete trabajar en favor de la paz y la juventud.

Y la ciudad que bañó de sangre y terror, ahora es una de las metrópolis reconocidas en el mundo como innovadora, con uno de los mejores sistemas de transporte colectivo, con una economía pujante, y con unos procesos de reconciliación y cultura ciudadana que son imitados en otros países.

FOTO: Especial

NOTIMEX