AP
18 de enero de 2016 / 04:32 p.m.

LA HABANA.- Centenares de sismos sacudieron en las últimas horas a la oriental provincia de Santiago de Cuba sin que se reportaran víctimas o daños materiales, pero que alarmaron a la población.

Desde la madrugada del domingo hasta la mañana del lunes se habían producido 489 movimientos telúricos, indicó un informe reproducido por medios locales de la ciudad de Santiago y procedentes del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas.

Unos 19 sismos fueron perceptibles. Uno de los temblores que se registró el domingo alcanzó los 5 grados de magnitud, Otros cinco superaron los 4 grados.

La población de la provincia, sobre todo de la ciudad de Santiago está acostumbrada a sentir movimientos de tierra, pero es inusual la cantidad.

"Todo el mundo salió a la calle. Ahora tengo una lámpara portátil detrás de la puerta y mi nieto no fue a la escuela hoy", dijo a la AP por vía telefónica, Yolanda Tabío, una santiaguera jubilada de 67 años que pasó buena parte de la madrugada del domingo y la del lunes sin dormir por el susto que le provocaron los temblores de tierra.

El sismológico cubano explicó que la actividad sísmica se registró a unos 40 kilómetros de la ciudad de Santiago, la segunda del país.

"La gente está realmente preocupada. Muchas personas abandonaron su casa estas dos noches para irse a los parques y plazas", comentó por su parte Gladys Domenech, la propietaria una habitación de renta en el centro de la ciudad.

La radio y los medios de comunicación locales animaron a las personas a dejar sus hogares por prevención ante los temblores y tener a mano su carnet de identidad, agua y medicinas.

La Defensa Civil indicó en un comunicado que no se habían producido daños materiales, ni humanos, pero exhortó a mantener el alerta ante la mala calidad de muchas antiguas construcciones y el peligro existente para instalaciones industriales donde se manipulan sustancias peligrosas.

En 1932 la zona recibió el impacto de un sismo de 6,7 que dejó más de una docena de muertos y afectó a muchas viviendas.