REUTERS
22 de mayo de 2017 / 04:57 p.m.

JERUSALÉN.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que las preocupaciones sobre Irán están acercando a Israel y a varios países árabes, y demandó que la República Islámica ponga fin de inmediato a la ayuda militar y financiera a "terroristas y milicias".

Trump se hizo eco de un tema abordado en su reunión en Arabia Saudita con líderes musulmanes, muchos de los cuales están preocupados por la creciente influencia de Irán en la región.

El mandatario estadounidense ha prometido hacer lo que sea necesario para impulsar un proceso de paz entre Israel y los palestinos -en una iniciativa que ha llamado el "acuerdo definitivo"-, pero ha dado pocas señales de cómo sería posible revivir las conversaciones, estancadas desde el 2014.

"Lo que ha ocurrido con Irán ha volcado hacia Israel a muchas de las partes en Oriente Medio", dijo Trump en Jerusalén. "Y uno podría decir que hay un beneficio, porque he visto que ahora hay una percepción diferente respecto a Israel por parte de países que, como ustedes saben, no estaban muy contentos con Israel hace un tiempo", explicó.

Trump se reunirá el martes con Mahmoud Abbas en Belén. El presidente palestino dijo que espera que el encuentro sea "fructífero y genere resultados".

El fin de semana, Trump recibió en Riad una calurosa bienvenida de los líderes árabes, que desean la ayuda de Estados Unidos para contener la influencia de Irán en la región, un compromiso que consideraron insuficiente durante la administración de su predecesor, el demócrata Barack Obama.

En la segunda escala de su primer viaje al exterior desde que llegó al poder, Trump se reunió con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

En el encuentro, el republicano celebró lo que calificó como el compromiso de Netanyahu de lograr la paz. El líder israelí no mencionó en su discurso a los palestinos, pero habló de "avanzar para llevar paz a nuestra región".

Netanyahu y su esposa Sara, además del presidente Reuven Rivlin y miembros del Gabinete israelí, acudieron al aeropuerto de Tel Aviv a esperar a Trump y a su esposa Melania, que fueron recibidos con alfombra roja a su llegada desde Riad.

Más tarde el lunes, el mandatario estadounidense oró en el Muro de los Lamentos, el sitio sagrado del Judaísmo, y visitó la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén.

El viaje de Trump se produce en momentos en que su Gobierno en Washington atraviesa por una tormenta política, después del despido del exdirector del FBI James Comey hace casi dos semanas. La gira finalizará el domingo luego de una visita al Vaticano, Bruselas y Sicilia.