3 de abril de 2013 / 09:40 p.m.

La iniciativa también incluye que no haya cobro por servicios adicionales que no hayan sido solicitados por los usuarios.

 Ciudad de México • El PRI en el Senado presentó una iniciativa de reformas a las leyes Federal de Telecomunicaciones y de Protección al Consumidor, que prohíbe que las empresas de telefonía móvil establezcan plazos forzosos de contratación, así como el cobro de servicios adicionales que no hayan sido solicitados por los usuarios.

En el marco de la sesión ordinaria, el senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Omar Fayad Meneses presentó la iniciativa que obliga a las empresas a informar al momento de la suscripción de contratos de prestación de servicios todas las condiciones y costos que deberá pagar el usuario, reflejándolas en esos instrumentos.

"Quedando prohibido el establecimiento de plazos forzosos de contratación, entendiéndose por esto que en cualquier momento, el usuario contratante podrá solicitar la cancelación de la prestación del servicio, sin penalización alguna, debiendo cubrir únicamente el monto por los servicios que hubiere recibido al momento de la cancelación", se añade.

Además, las empresas de telefonía móvil deberán abstenerse de incluir de forma automática, sin informar al consumidor y recibir su autorización, la prestación de servicios diversos al servicio básico objeto del contrato, que son considerados como adicionales y que estén relacionados con el pago de seguros, prestación de servicios de auxilio vial, promociones y concursos.

La iniciativa turnada a comisiones para su análisis indica que en los contratos el consumidor gozará de prerrogativas como adquirir o no la prestación de servicios adicionales, especiales o conexos al servicio básico, debiendo ser informado por el prestador del servicio sobre los costos y condiciones de los mismos.

El usuario podrá cancelar en cualquier momento del cumplimiento del contrato, la prestación del servicio básico, sin penalización alguna, debiendo cubrir sólo el monto por los servicios que hubiere recibido al momento de la cancelación.

Y en su caso, el monto que faltare para cubrir el costo total del equipo que hubiere contratado, independientemente de que se hubiese vencido o no el plazo pactado.

Fayad Meneses expuso en tribuna que de acuerdo con la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), en México había 97.6 millones de suscriptores de telefonía celular hasta 2012, es decir una penetración de 86.9 de cada 100 mexicanos, que disponen de una línea de telefonía móvil.

"Hoy cuatro de cada cinco mexicanos cuentan con una línea móvil. El esquema de prepago concentra en promedio 86.6 por ciento de las líneas, es decir 84 millones 521 mil 600 usuarios y 13.4 por ciento corresponde a usuarios de pospago, alrededor de 13 millones 078 mil 400 usuarios".

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), los usuarios de cuatro de las empresas de telefonía móvil: Telcel, Iusacell, Telefónica Movistar y Nextel, tuvieron en 2010 unas tres mil 500 millones de llamadas caídas o no completadas.

Lo anterior, se tradujo en siete mil 790 quejas y sirvieron de base para ejercer cuatro acciones colectivas de demanda solicitando indemnizaciones y pago de daños y perjuicios.

NOTIMEX