11 de junio de 2014 / 04:17 p.m.

Los Ángeles.- Organizaciones de derechos civiles y defensoras de inmigrantes presentaron el miércoles una queja contra la Policía de Aduanas y Protección Fronteriza por el supuesto maltrato de menores embarazadas y lactantes, así como abusos verbales, físicos y sexuales de niños en centros de detención.

La queja que incluye a la Patrulla Fronteriza exige reformas inmediatas, especialmente en vista de la crisis humanitaria causada por el creciente aumento de niños cruzando la frontera solos.

Como ejemplo, el documento cita 116 casos de niños de entre cinco y 17 años que fueron recogidos entre marzo y mayo de este año, como el de una niña de 15 años que dijo haber sido violada y golpeada por un agente al ser detenida y el de otra guatemalteca de la misma edad que llegó con su hijo de dos años, a la que presuntamente le hicieron limpiar los baños.

Casi la mitad dijo que se le negó cuidado médico y más de 50% reportó algún tipo de abuso verbal, de acuerdo con la queja presentada por el Centro Nacional para la Justicia Migratoria, el Proyecto de Derechos Migratorios Esperanza, Estadounidenses por Justicia Migratoria, el Proyecto Florence para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados y el Proyecto de Litigación Fronteriza de la Unión Americana para las Libertades Civiles.

Uno de cada cuatro niños reportó algún tipo de abuso, desde agresión sexual hasta empujones, patadas y puñetazos. La queja de 25 páginas también destaca la preocupación de las organizaciones por el cumplimiento de las leyes, el uso de grilletes y condiciones inhumanas en los centros de detención.

"El mero volumen y la regularidad de estas quejas reflejan problemas sistemáticos que existen desde toda la vida con las políticas y prácticas de la Policía de Aduanas y Protección Fronteriza", dice que la queja, enviada al Departamento de Seguridad Nacional.

La Policía de Aduanas y Protección Fronteriza no contestó a un mensaje que le envió The Associated Press pidiéndole comentarios.

El gobierno del presidente Barack Obama ha declarado como crisis humanitaria el creciente número de niños que cruzan la frontera solos. Se prevé que hasta 90.000 niños intenten cruzar la frontera este año.

Después de ser detenidos, los niños deberían ser transferidos al Departamento de Salud y Servicios Humanos dentro de un lapso de 72 horas, para que luego se reúnan con sus padres o familiares. Pero debido al enorme flujo de menores que están llegando, la Patrulla Fronteriza se ha visto obligada a albergar a muchos niños en centros locales.

El gobierno también ha ordenado al Departamento de Defensa que use tres bases, en California, Texas y Oklahoma, para albergar temporalmente a los menores para ser transferidos al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

FOTO: Tomada de Huffing Post

AP