NOTIMEX
3 de noviembre de 2013 / 07:01 p.m.

México.- La presidenta de la Comisión de Salud del Senado de la República, Maki Ortiz Domínguez, se pronunció a favor del aumento de un peso a las bebidas azucaradas y de ocho por ciento a la comida chatarra, porque en su opinión contribuirá a disminuir 20 mil casos de diabetes, primera causa de muerte en México.

En un comunicado, la legisladora del Partido Acción Nacional (PAN) consideró que el alza de un peso a los refrescos y bebidas azucaradas, avalado por el Congreso, disminuirá la obesidad y el sobrepeso en uno por ciento, lo que significa 20 mil casos menos de diabetes.

Sin embargo, consideró que no es suficiente, ya que el grave problema de la obesidad afecta 70 por ciento de la población, casi 10 millones de personas padecen hipertensión (presión alta), y unos ocho millones de habitantes están enfermos de diabetes.

Respecto al incremento de ocho por ciento de la comida de alta densidad calórica, señaló: "sabemos que ese porcentaje disminuirá el consumo, pero sus alcances en salud no están documentados, por lo que no hay un referente basado en evidencia científica que haya determinado ese porcentaje".

Sin embargo, Ortiz Domínguez dijo que respalda el aumento a ese gravamen, porque con ello se pone en la mesa de debate un problema de salud pública importante.

Comentó que en la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, anunciada por el Ejecutivo federal, debería considerarse que se invierta en el sector salud el total de los recursos obtenidos con estos gravámenes.

El compromiso que debe hacer el Ejecutivo federal es invertir el ciento por ciento de ese recurso en salud, para investigación, programas de prevención, bebederos en las escuelas, etcétera.

"De no ser así, entonces podríamos pensar que simple y lamentablemente sólo fue un pretexto recaudatorio", subrayó la senadora panista.

Alertó que además el sistema nacional de salud no podrá enfrentar el gasto de las enfermedades crónico degenerativas asociadas al sobrepeso y la obesidad que aquejan a los mexicanos y cuestan más de 60 mil millones de pesos.

La legisladora agregó que en los últimos años el sobrepeso y la obesidad en los menores se ha traducido en un gran problema en diversos países del mundo, y más en México; esas dos enfermedades son el quinto factor principal de riesgo de defunción a nivel mundial.

Finalmente, enfatizó que los aumentos en las prevalencias de obesidad en México se encuentran entre los más rápidos documentados en el plano mundial, y citó que "de 1988 a 2012, el sobrepeso en mujeres de 20 a 49 años de edad se incrementó de 25 a 35.3 por ciento y la obesidad de 9.5 a 35.2 por ciento".