14 de julio de 2014 / 04:48 p.m.

Buenos Aires.- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, recibió hoy a la selección subcampeona de la Copa del Mundo de futbol Brasil 2014 y agradeció a los jugadores el orgullo que hicieron sentir a este país."Sentí un inmenso orgullo de cómo se defendieron los colores, con dignidad, con capacidad, y sobre todo, ganándole a la adversidad", dijo la mandataria en un acto que por momentos fue incómodo ante su insistencia en que hablaran los jugadores.

También recordó que, cuando empezó el Mundial, "muchos no daban ni 20 mangos por ustedes, pero les taparon la boca a muchos, demostraron que con garra, equipo y pasión se pueden lograr triunfos".

Aunque confesó que no vio ninguno de los partidos, la presidenta felicitó al técnico Alejandro Sabella por confiar en jugadores cuestionados, como el arquero Sergio Romero, quien terminó convertido en héroe de este Mundial.

"Han brindado un ejemplo y generado valores y sentimientos que los argentinos creíamos olvidados, rodeados siempre de éxito y de creer que es primero el que gana. No, se es primero cuando se tiene calidad y se es capaz de brindarse con el otro", dijo.

Sabella y sus jugadores permanecían serios, con la vista perdida, pero salieron de su ensimismamiento cuando la presidenta los obligó a tomar el micrófono aunque muchos de ellos se resistían y pedían perdón por no haber vuelto con la Copa.

"No es fácil hablar, el mismo agradecimiento que tiene usted con este grupo es el que tenemos todos, la gente se dio cuenta de que había un grupo que en cada jugada iba a dejar la piel. Siempre pensamos que el equipo es el otro", dijo Sabella.

El técnico señaló que un factor fundamental que le permitió a Argentina avanzar hasta la final fue la construcción de un colectivo en el que cada jugador pensó siempre en darle al otro, no en recibir, para crear un círculo virtuoso.

Sin perder la seriedad, Lionel Messi agradeció el apoyo de la gente y lamentó no haber podido traer la Copa, pero también celebró que se le haya podido dar una alegría muy grande a los argentinos al disputar la final.

"Llegamos sin regalarle nada a nadie, nos fuimos de acá con muchas dudas por parte de la gente y del periodismo, pero nos hicimos más fuertes, se hizo un grupo muy unido, eso nos llevó hasta el último partido. Seguiremos trabajando", añadió.

Luego hablaron brevemente Javier Mascherano, Ángel di María, Ezequiel Lavezzi, Martín Demichelis y Sergio Romero, quienes agradecieron a la multitud que los recibió esta mañana a su regreso de Brasil en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

FOTO: APNOTIMEX