28 de abril de 2014 / 03:39 p.m.

París.-  El presidente francés acepta la idea de una posible fusión entre Alstom y General Electric Co., dijeron funcionarios allegados a las negociaciones, pese al retraso decretado por un regulador temeroso de vender uno de los tesoros industriales de Francia.

El presidente Francois Hollande se reunió con tres directores generales para idear la fusión de Alstom y mantener la empresa de ingeniería en Francia. Recibió durante una hora al director general de GE, que preparaba la fusión con Alstom antes de intervenir el gobierno por "intereses estratégicos".

Dos funcionarios allegados a las negociaciones dijeron que Hollande es partidario del pacto, pese a la decisión del ministro de Economía Arnaud Montebourg de congelarlo hasta que el gobierno pueda revisar la venta. Los funcionarios hablaron en el anonimato por lo delicado de las negociaciones.

"Comprendemos que los accionistas tienen un interés, pero el gobierno también tiene un interés y el nuestro es el de la soberanía económica", dijo Montebourg el lunes a la radioemisora RTL. "Las empresas francesas no son una presa".

La cotización de las acciones de Alstom fue suspendida desde el viernes, cuando aparecieron los rumores de la fusión con GE.

En una declaración, GE dijo que la reunión entre Hollande y Jeff Immelt fue "franca, amistosa y productiva".

Montebourg, un declarado socialista que torpedeó ya en anteriores ocasiones otros proyectos empresariales, reconoció que el gobierno no tiene prácticamente participación en Alstom pero advirtió que existen "intereses nacionales estratégicos" para garantizar que la empresa, pionera en los trenes de alta velocidad y fabricadora de turbinas para la generación de electricidad, siga siendo francesa.

Indicó que Estados Unidos tiene también leyes que permiten al gobierno bloquear la venta de empresas de intereses nacionales estratégicos.

Siemens, cuyo intento de adquirir Alstom fue bloqueado por el predecesor de Hollande, formuló el domingo lo que al parecer fue la última oferta por la empresa, indicando que envió una carta al consejo de administración de Alstom "para patentizar su deseo de analizar futuras oportunidades estratégicas".

Montebourg suspendió la operación con GE para dar tiempo suficiente a considerar la oferta de Siemens, cuyos detalles no fueron dados a conocer aunque al parecer incluyen un cambio potencial de divisiones en los sectores de transporte y energía.

Siemens dijo que decidirá tras el encuentro con Hollande "si formulamos una oferta por Alstom y lo que contendría".

 AP