ap
16 de agosto de 2016 / 05:30 p.m.

RIO DE JANEIRO.- Abucheado por la multitud durante la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos, el presidente interino de Brasil, Michel Temer, no se expondrá al mismo trato cuando la justa sea clausurada.

Su oficina de prensa dijo el martes que Temer no estará en la ceremonia de clausura, lo que pone fin a días de conjeturas después que dijo la semana a un periodista que debería ir.

Un vocero presidencial dijo a The Associated Press que el protocolo no dicta que el jefe de estado acuda al cierre.

Algunos medios brasileños consideran la ausencia de Temer como un desplante diplomático después que el primer ministro japonés Shinzo Abe anunció que acudirá a la clausura en representación de Tokio, la sede de los Juegos de 2020.

El vocero del comité organizador, Mario Andrada, dijo que no le han informado sobre los planes de Temer.

"No hemos recibido ninguna información oficial", señaló Andrada. "No sabemos quién tendrá el honor de recibir al primer ministro".

Temer se ha mantenido fuera de los reflectores desde que reemplazó en mayo a la suspendida presidenta Dilma Rousseff, quien encara un juicio político.

La ceremonia de clausura el 21 de agosto será un pocos días antes que el Senado brasileño vote sobre el juicio político.