2 de abril de 2013 / 12:55 p.m.

México • El presidente Enrique Peña Nieto llamó a todas las instancias jurídicas de su gobierno a trabajar para que el juicio de amparo se convierta en un derecho al alcance de todos, pues “"la modernización de la ley no garantiza por sí sola el éxito de su aplicación"”.

El mandatario federal promulgó la ley aprobada por ambas cámaras legislativas y dijo que es “un avance en materia de respeto a los derechos humanos”.

Frente a los encargados de asuntos jurídicos del gobierno federal, afirmó que les corresponde a las autoridades del país hacer de la justicia una práctica efectiva. “Toca ahora a los integrantes del Poder Judicial de la Federación y a los litigantes y estudiosos del derecho lograr que el juicio de amparo se convierta en un derecho al alcance de todos los mexicanos. Al Poder Ejecutivo le corresponde apegar su actuación al marco legal y acatar las resoluciones y sentencias del Poder Judicial”, dijo en Palacio Nacional.

Acompañado del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza; el titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam; el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, y los coordinadores de la Cámara de Diputados y Senadores, Peña Nieto resaltó las bondades de la nueva ley, que amplía el espectro de protección para las personas, eleva la eficacia de la justicia y fortalece al Poder Judicial de la Federación.

“"La inclusión de estas figuras y conceptos jurídicos marcan el inicio de un juicio de amparo más accesible para todas las personas, expedito y con mayor amplitud en sus efectos de protección"”, destacó.

En su intervención, Silva Meza expresó su beneplácito por la nueva ley, incluso consideró que será el motor para que la Judicatura Federal esté marcada por la defensa del interés público.

“"Desde esa perspectiva, la entrada en vigor de la nueva ley ratifica la vocación de la Judicatura Federal y de todos sus titulares como defensores de los derechos de las personas. Entendemos que esa es nuestra única obligación, por lo que actuando con prudencia, equilibrio y sin desbordamientos no avalaremos ni regresiones ni desviaciones al interior respecto del nuevo paradigma"”, sentenció.

En ese sentido, la ley que se promulgó establece la posibilidad de que la SCJN emita declaratorias generales de inconstitucionalidad, es decir, que aun cuando no se interponga un juicio, los efectos ayudarán a quien lo necesite.

También se crean los llamados Plenos de Circuito, para desahogar la carga de trabajo del máximo tribunal y fortalecer el papel de los colegiados.

Otra de las ventajas que brinda la ley son las nuevas disposiciones que restringen la posibilidad de que se puedan alargar indebidamente los juicios, al establecer nuevas reglas para las instituciones.

Por último y con miras a continuar con la modernización, deberá crearse el juicio en línea, que busca hacia el futuro aprovechar los avances tecnológicos en beneficio del sistema en su conjunto, estableciendo el expediente electrónico.

MIRIAM CASTILLO