14 de abril de 2013 / 10:03 p.m.

Ciudad de México • El presidente del Senado, Ernesto Cordero, defendió el dictamen de reformas para regular la deuda en los estados y que será votado este martes en el pleno, al aseverar que abre el espacio para que los gobiernos locales se incorporen a un plan de ajuste financiero y a mejorar sus condiciones de endeudamiento.

Luego de que senadores de su bancada, como el jaliscienses José María Martínez, dijeran que es una reforma cosmética, con pocas atribuciones al Congreso de la Unión, el ex secretario de Hacienda sostuvo que esta reforma privilegia principios que ha abanderado Acción Nacional, como son la responsabilidad financiera, transparencia, rendición de cuentas, regulación eficiente de la deuda pública y el respeto a la soberanía de las entidades federativas en materia de finanzas públicas y contratación de empréstitos.

En ese sentido, Cordero respaldó el dictamen que quedó en primera lectura el pasado jueves, al considerar que, entre otros controles políticos, el Senado tendrá facultades para sancionar y, en su caso, objetar los convenios de ajuste financiero que realicen entidades y municipios con la Secretaría de Hacienda.

Se otorgan mayores atribuciones a la Auditoría Superior de la Federación para fiscalizar la deuda y las garantías que otorgue el gobierno federal a los gobiernos locales en el manejo de su deuda.

También se obliga a los gobiernos locales a la inscripción y publicación de la totalidad de las obligaciones y empréstitos en un registro nacional que, a propuesta de los senadores de Acción Nacional, será un registro con carácter público.

Resaltó que quedarán claros los límites y modalidades para que se puedan afectar las participaciones federales, además de que se crea un sistema de alertas sobre el manejo de la deuda a fin de distinguir cuáles entidades tienen un comportamiento responsable y cuáles no.

“La aprobación de este dictamen de reforma, que se encuentra ya de primera lectura para su discusión y aprobación en el Pleno, es el primer paso que se da en el ámbito legislativo para regular la deuda en estados y municipios”, ponderó.

Al agregar que ahora queda pendiente la redacción de la legislación secundaria que deberá reflejar y hacer operativos los principios constitucionales que contiene esta reforma, así como las sanciones que se impondrán a aquellos servidores públicos que incurran en un manejo indebido e irresponsable de recursos públicos y de la deuda.

ANGÉLICA MERCADO