24 de enero de 2013 / 02:20 a.m.

 

Ciudad de México • La decisión de excarcelar a Florence Cassez demostró la impunidad que prevalece en México, abrió la posibilidad de que otros delincuentes obtengan su libertad y vulneró el derecho de las víctimas de secuestro, señalaron Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí.

“Hay impunidad cuando hay poder y hay dinero. Se puede salir de la cárcel no importan lo que hagas”, dijo con molestia Wallace, presidenta de Alto al Secuestro.

“No se puede esperar que la máxima casa de justicia en un país caótico por la inseguridad, se pronuncie contra las víctimas de los delitos. Hoy queda de manifiesto que lo que vale es el poder y el dinero.

“La Suprema Corte le acaba de abrir la puerta a los delincuentes, es un caso de impunidad. Se deben de respetar los derechos constitucionales, hoy se abre la puerta a la impunidad. Estamos defraudados de Corte”, comentó la activista

“Es espantoso lo que estamos viendo en la SCJN. Me extraña muchísimo, porque no se entró a estudio las declaraciones de las víctimas. No se tomó en cuenta a las víctimas de la organización criminal a la que pertenece Cassez”.

Alejandro Martí, presidente de México SOS, había adelantado que si la Corte ordenaba la liberación de Cassez se sentaría un mal precedente que permitirá que muchos delincuentes busquen salir libres bajo el argumento de tortura o un proceso indebido.

Recordó que caso del secuestrador y homicida confeso de su hijo Fernando, identificado como Noé Robles Hernández, quien ante el juez admitió el crimen y ahora con la asesoría de su abogado señala que fue torturado por la Policía Federal para confesar.

 IGNACIO ALZAGA