27 de marzo de 2013 / 11:05 p.m.

El legislador Athié Flores, presidente de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados, dijo que la medida se podría extender a otras entidades.

 Ciudad de México • El gobierno federal prevé una veda para la extracción de agua de mantos sobreexplotados en Chihuahua, Durango, Coahuila y Zacatecas, afirmó el legislador priista Kamel Athié Flores, presidente de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados.

Subrayó que esa medida se podría extender posteriormente a otras entidades federativas, en función de los estudios de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Advirtió que 105 de los 570 acuíferos del país se encuentran “en números rojos”, debido no sólo a la sobreexplotación, sino también a la perforación de pozos ilegales.

Por ello, dijo, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) establecerá medidas de mayor control sobre la explotación de los acuíferos, a fin de garantizar una expectativa de mayor certidumbre en el abastecimiento de agua para ciudades y comunidades rurales, particularmente en los estados del norte del país.

En entrevista, el legislador se refirió al caso de Chihuahua, donde 11 de los 117 acuíferos existentes se encuentran “en números rojos”.

Detalló que la sobreexplotación de esos mantos ha provocado que el agua extraída contenga metales pesados y sustancias altamente nocivas para la salud, como el arsénico.

Athié Flores subrayó que uno de los principales problemas es la proliferación de pozos ilegales en las diversas cuencas del territorio nacional.

La Comisión Nacional del Agua verificará por ello el cierre de esos pozos e incluso determinará la veda en otros, que si bien cuentan con su autorización, deben ser temporalmente suspendidos para evitar su extinción.

El diputado federal del PRI por el estado de Chihuahua alertó, en ese sentido, sobre el riesgo de colapso, en caso de posponer las medidas de racionalización en el uso del agua.

“Un asunto central es el relacionado con las condiciones en materia hidráulica en el Distrito Federal y entidades colindantes, como los estados de México, Morelos, Toluca, Hidalgo, Michoacán, Puebla, Tlaxcala y Guerrero, donde cada vez es más difícil cumplir con la demanda de dotar del vital líquido a la población”, puntualizó.

Subrayó así la necesidad de impulsar una nueva Ley General de Aguas, en la cual se consideren los desafíos que implica el abasto de ese recursos en áreas urbanas, metropolitanas y rurales.

FERNANDO DAMIÁN