7 de enero de 2015 / 11:43 p.m.

Caracas.- La economía venezolana vivirá un 2015 marcado por elevados índices de inflación y escasez, en medio de un escenario recesivo debido a las erradas políticas públicas, sumadas a la caída de los precios del petróleo, coinciden analistas locales.

Economistas venezolanos como Maxim Ross, José Toro Hardy y Boris Ackerman señalaron que las actuales condiciones podrían propiciar una devaluación de la moneda local, el bolívar, así como un aumento del precio de la subdidiada gasolina.

El economista privado Maxim Ross advirtió que la primera consecuencia de la crisis fiscal que atraviesa el gobierno venezolano será una devaluación del tipo de cambio oficial, que se mantiene en 6.30 bolívares por dólar.

"La salida más segura va a ser una devaluación del 6.30 a un valor mayor, no necesariamente cerca, y eso compensa de alguna manera la caída del ingreso petrolero producto de la caída de los precios", explicó el experto.

Ross precisó que en la actualidad "el bolívar, para efectos de egresos en divisas para viajeros, importaciones, etcétera, está a un promedio de 17 bolívares (por dólar)", por lo que la devaluación vendría a equilibrar la situación.

El economista José Toro Hardy consideró que ante la caída de los ingresos petroleros, el gobierno se enfrenta a una serie de decisiones difíciles, como vender la sucursal Citgo en Estados Unidos o incrementar el subsidiado precio de la gasolina.

"Esto podría dar recursos limitados comparados con la magnitud de la crisis y el gobierno teme el aumento de la gasolina en un año electoral (comicios legislativos) y desde luego la venta de Citgo sería como vender la joya de la corona", alertó.

Citgo, dedicada a la refinación de petróleo y comercialización de gasolina, lubricantes y petroquímicos en Estados Unidos, es la mayor filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) fuera de territorio venezolano.

Toro Hardy vaticinó que la anticipada devaluación de la moneda, hecho que se suma a la impresión de dinero inorgánico para financiar el elevado gasto público, llevará a un escenario de inflación, escasez de productos básicos y recesión para el año que comienza.

"Venezuela vivirá una caída de la economía en medio de un escenario de inflación y escasez rampante, es decir, viviremos en el peor de los mundos", subrayó el ex directivo de PDVSA, que responsabilizó al modelo "socialista" por el "desastre económico" del país.

Por su parte, el economista Boris Ackerman coincidió en responsabilizar al modelo socialista por el escenario económico, ya que -recalcó- "todos los experimentos colectivistas han terminado en fracaso" y Venezuela "no será la excepción".

Ackerman, jefe del Departamento de Ciencias Económicas y Administrativas de la pública Universidad Simón Bolívar (USB,) señaló que la única salida al problema actual sería "una reforma a fondo" que pasa por eliminar controles y cambiar el modelo socialista.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX