15 de julio de 2013 / 02:36 a.m.

Xalapa • El presidente del PRI de Veracruz dijo que su partido gobernará a 70 por ciento de los veracruzanos y que además la entidad registró la votación más alta de los 14 estados donde hubo comicios, ya que participaron 3 millones 244 mil 884 votantes, lo que representa 58.8 por ciento del listado nominal.

En un comunicado, el priista señaló que los institutos políticos que conforman la alianza Veracruz para Adelante serán gobierno en 93 municipios, 46 de los cuales concentran la mayoría de la población estatal, entre los que destacan Tuxpan, Poza Rica, Pánuco, Martínez de la Torre, Orizaba, Xalapa, Veracruz, San Andrés Tuxtla, Cosoleacaque, Coatepec, Coatzacoalcos, Minatitlán y Tierra Blanca, además de que tendrán a 35 diputados en la LXIII Legislatura local.

"A partir del 1 de enero de 2014 gobernaremos con responsabilidad y visión social para más de 70 por ciento de los veracruzanos y cada uno de los votos que la ciudadanía le dio a nuestros candidatos fue un voto de confianza al presidente Enrique Peña Nieto y al gobernador Javier Duarte, porque en el PRI sabemos servir a la gente, sabemos gobernar bien y cumplimos nuestros compromisos, y este 7 de julio los veracruzanos lo demostraron en las urnas. Quienes votaron por el PRI, votaron por Veracruz".

Al señalar que fueron unos comicios históricos en los que obtuvieron más de un millón de sufragios, Lagos Hernández refirió que continúan como la principal fuerza política, ya que han probado "con hechos" que saben gobernar, y en la entidad, dijo, los ciudadanos votaron por este gobierno eficaz, austero y comprometido con la sociedad que encabeza Javier Duarte de Ochoa.

Sin embargo, el líder priista refirió que así como hubo un voto de confianza, hubo un voto de castigo, que fue muy severo: más de medio millón de veracruzanos dejaron de votar por el Partido Acción Nacional.

"Un partido del que desertó 80 por ciento de su militancia tras perder la Presidencia de la República y dejar Los Pinos por la puerta trasera, en medio del escándalo, de una crisis generalizada que fue agravada por la lucha intestina de familias que buscan adueñarse del partido para conseguir más poder e impunidad".

En este sentido, recordó que en estas elecciones casi todos los hechos violentos fueron protagonizados por panistas, quienes, aseguró, le apostaron al odio, a la provocación, a sembrar el miedo como estrategia electoral, pero el resultado fue un aplastante rechazo al panismo veracruzano, tanto, que por primera vez la izquierda reemplazó a la derecha que representa el PAN como la segunda opción política en Veracruz.

"De gobernar 96 municipios, hoy apenas logró mantenerse en menos de la mitad de ellos, 47; así como el triunfo del PRI fue contundente e inobjetable, así también fue contundente e inobjetable el rechazo de los ciudadanos a lo que representa el Partido Acción Nacional en Veracruz, y en el país".

Finalmente, señaló que los veracruzanos no se equivocaron, tendrán a representantes populares que defenderán sus intereses, que sumarán sus esfuerzos a los del Gobierno de Veracruz, siempre en favor del bienestar colectivo, "alcaldes y diputados que trabajarán para impulsar el desarrollo de todas las regiones, para mejorar la calidad de vida de las familias veracruzanas".

REDACCIÓN