23 de febrero de 2013 / 12:40 a.m.

ciudad de mexico • La Asociación Mexicana de Dirección en Recursos Humanos (AMEDIRH) alertó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) sobre la poca vinculación entre las necesidades del sector laboral y la oferta educativa y consideró alarmante que el asunto no tenga la atención adecuado.

Según Pedro Borda Hartmann, Director General de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH), el 38 por ciento de los jóvenes con educación superior no se desempeñan en actividades relacionadas con su formación académica y 2 de cada 3 profesionistas perciben bajos salarios.

Por ello, Borda Hartman hizo un llamado a la subsecretaría de Educación Media Superior de la SEP, a fin de avanzar en una alianza entre las organizaciones del sector productivo, públicas y privadas, con la academia.

Tras hacer un análisis de la situación que vive el mercado laboral, Borda Hartmann aseguró que ha existido “una miopía de las autoridades educativas” para frenar este fenómeno, en donde los jóvenes no cuentan con las capacidades adecuadas para insertarse en el mercado laboral.

El director de Amedirh, expuso que Rodolfo Tuirán Gutiérrez, actual Subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, hizo referencia a mejorar el concepto de pertinencia para enseñar en las aulas lo que requieren las empresas, pero no se ha dado la apertura a los especialistas en recursos humanos para avanzar en esa alianza que lleve a los jóvenes tener una mejor preparación.

“La pertinencia educativa es, en términos generales, un aseguramiento de que los contenidos y la formación en habilidades vayan a la par con el conocimiento y las competencias que se requieren en el mercado laboral. Asumimos que la tarea de sostener esta operación fundamental es compleja. Pero, ¿acaso se han planteado siquiera iniciar una comunicación eficaz y permanente con los ejecutivos y operadores de Recursos Humanos del país”, cuestionó Borda Hartmann.

Aseguró que lo mejor sería que estos profesionistas, presuntos responsables de la detección, desarrollo y gestión del talento, estuvieran en diálogo constante con las instancias gubernamentales. “¿Cuántos foros de esta naturaleza se han abierto en los últimos años? ¿Qué espacios se han creado para que se produzca esta coordinación? No tengo memoria de alguno auténticamente eficaz del que haya salido una iniciativa concreta”.

En ese sentido, apuntó que sería conveniente que la Secretaría de Educación Pública en el corto y mediano plazo, dé la apertura para crear un escenario donde se observe el fenómeno del empleo, se establezcan estrategias y se deriven acciones ágiles y transformadoras.

“Nadie espera que la educación superior haga cambios de la noche a la mañana. La organización interna de los planes y programas de estudios propuesta en cuatro años exige que las revisiones y el rediseño curricular se hagan en plazos largos, casi sexenales”, enfatizó.

Para que las observaciones de los ejecutivos y operadores de Recursos Humanos, en diálogo con la autoridad educativa, tengan efecto, “tendríamos que plantearnos no sólo un modelo como el de la “Formación Dual” del que habla el subsecretario Tuirán.Tal vez, sea momento de acortar los plazos del currículum, haciéndolo flexible, con salidas terminales a corto plazo que permitan formar e integrar rápidamente al mercado a la gente; y, que al mismo tiempo, faciliten la actualización de los contenidos y experiencias de aprendizaje”.

Reiteró que quienes mejor conocen las necesidades de las empresas están más allá de las propias cúpulas del empresariado. “Son los ejecutivos y operadores de Recursos Humanos. Dejar de mirar el papel que tienen en la dinámica económica y social, es renunciar, en muchos sentidos, a la posibilidad de iniciar un proceso inmediato de cambio. México tiene talento, y estamos dispuestos a desarrollarlo”.

MARIANA OTERO-BRIZ