MILENIO DIGITAL
6 de julio de 2017 / 03:02 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- En Varsovia, el presidente de Estados Unidos Donald Trump sufrió un aparente desaire de la primera dama polaca, Agata Duda, cuando terminó de dar un discurso en el que aseguró que su país mantendrá el compromiso con los aliados de la OTAN.

Trump estaba parado a un lado de su esposa Melania y junto a ellos, el presidente Andrzej Duda y su esposa. Cuando llegó el momento de los infalibles apretones de mano -donde Trump tiene un historial peculiar en la materia-, Agata se saltó a Trump y fue directamente hacia Melania.

No está claro si fue un acto intencional, porque segundos después Agata finalmente le tendió la mano a Trump para ahora sí, estrechar manos.

En mayo el presidente de Francia, Emmanuel Macron, tuvo su propio episodio cuando ambos mandatarios se conocieron en Bruselas. En marzo, Trump le negó un saludo a Angela Merkel, y en febrero en la Casa Blanca, el líder estadounidense sostuvo la mano del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante 19 segundos.

Quizá Agata se quiso ahorrar el momento incómodo.



ggg