NOTIMEX
15 de junio de 2013 / 08:55 p.m.

Ciudad de México • El senador perredista Miguel Barbosa subrayó la importancia de que legislativo impulse reformas para mejorar la distribución del ingreso y robustecer los derechos y las libertades de los sectores medios de la población.

El coordinador de los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) planteó que en el marco de un proyecto de transformación nacional la izquierda tiene como prioridad promover propuestas en favor del desarrollo de las clases medias.

Aseveró que una sociedad de clases medias no sólo pasa por lograr el acceso a satisfactores materiales y que "si la clase media se fortalece también se tiene una democracia más fuerte y consolidada".

Barbosa Huerta remarcó que es necesario trabajar en esos objetivos, pues de acuerdo con el último reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) la clase media aumentó cuatro puntos porcentuales en el transcurso de una década.

El informe del organismo señala que mientras en 2000 al menos 38.4 por ciento de los hogares era de clase media, en 2010 ese sector representa 42.4 por ciento de los hogares y 32.2 por ciento de la población nacional.

Aun cuando la clase media ocupa un porcentaje importante en el país, dijo, también debe ponerse atención en la brecha existente entre las clases alta y baja, que representan 2.5 y 59.13 por ciento, respectivamente, de la población.

El senador remarcó la importancia de que desde el Poder Legislativo se lleven a cabo las reformas necesarias para fortalecer a la población en los aspectos económico, cultural, educativo y de trabajo.

Es así como el próximo periodo extraordinario de sesiones, donde habrá de discutirse la reforma secundaria en materia educativa, debe servir para mejorar de forma sustancial la calidad en la enseñanza y contribuir con ello a disminuir la brecha entre sectores sociales.

Miguel Barbosa enfatizó que los paquetes económicos que cada año aprueba el Congreso y las reformas hacendaría y cualquiera en materia económica tienen como propósito generar fuentes de empleo para mejorar la calidad de vida de millones de familias.

En ese sentido planteó que "de poco serviría el acceso a satisfactores a partir del otorgamiento de crédito para televisiones o teléfonos móviles si no se elevan los niveles educativos y culturales y no se tiene acceso a las nuevas tecnologías, principalmente Internet".