"El caso es que se dejen incentivar para que sean productivos, porque hoy el Procampo es una aportación al ingreso y pueden hacer lo que quieran con él, como comprar una moto, un carro, hacer una fiesta, lo que quieran, pero no se capitaliza ni agrega valor a la actividad", aseveró.
30 de noviembre de 2013 / 05:53 p.m.

México.- El llamado Proagro Productivo que sustituirá al Programa de Apoyos Directos al Campo (Procampo) a partir del próximo año, tiene el objetivo de capitalizar y agregar valor a la actividad agrícola del país, principalmente a los pequeños productores.

En entrevista con Notimex el subsecretario de Agricultura Jesús Aguilar Padilla, señaló que por primera vez, los apoyos del programa tendrán un "principio de condicionalidad", en el que los beneficiarios deberán comprobar que utilizaron el dinero en algo productivo para acceder nuevamente al programa.

Es decir, la compra de semillas mejoradas, fertilizantes y seguros, o actividades como generar asociaciones para impulsar unidades de producción más grandes; también para capacitarse con acompañamiento técnico, entre otras cosas.

Explicó que el actual Procampo tiene un padrón de beneficiarios de cerca de tres millones y que el 74 por ciento de ellos cuentan con menos de cinco hectáreas; el 20 por ciento tiene entre cinco y 20 hectáreas y el seis por ciento tiene más de 20 hectáreas.

"A cada uno de los segmentos, se le va a poner una condicionante para que eleve su productividad y no para regatearle el apoyo, si no para que lo utilicen en cualquiera de esas asignaturas referidas, sobre todo al 76 por ciento", añadió Aguilar Padilla.

En ese sentido agregó que los pequeños y medianos productores que reciban el apoyo en 2014, al año siguiente tendrán que acreditar que hicieron alguna actividad productiva, presentando las facturas.

Notimex.

"Si lo hicieron se les va a dar un premio y si no, se les va a borrar de la lista", advirtió el funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

 

Por lo que corresponde los seis por ciento del padrón, es decir quienes tienen más de 20 hectáreas, se amplía la gama de actividades en las que podrán usar los recursos, por ejemplo comprar coberturas para comercializar la cosecha o aportar el apoyo como garantía líquida, "lo que no se les puede pedir a los pequeños productores".