AP
9 de julio de 2015 / 09:51 a.m.

Bolivia.- Cientos de miles personas aguardan el arribo del papa Francisco a la plaza donde oficiará su primera misa masiva en Bolivia y la tercera de una gira por Sudamérica en la que ha pedido atender las necesidades de los pobres y proteger el medio ambiente.

Desde la madrugada, los fieles se trasladaban a la plaza del Cristo Redentor en el centro de la ciudad para escuchar y ver al pontífice en una misa multitudinaria en el segundo tramo de su gira por Sudamérica.

Cientos de fieles llegaron de Argentina, Brasil y Colombia.
"El papa es argentino y lo venimos a ver, queremos hacerle sentir como en casa, le pedimos por la unidad de nuestros países", dijo Emilio Domesan, un estudiante argentino de ingeniería junto a varios de sus compatriotas.

Samu Méndez, de 34 años, viajó por dos días desde la amazonia boliviana para conocer al pontífice.

"Queremos que interceda por todos nosotros para tener buena salud y el gobierno mejore el presupuesto sanitario", dijo.

Francisco aterrizó la tarde del miércoles en El Alto, Bolivia, el segundo de tres países sudamericanos que recorrerá esta semana. El otro es Paraguay.

El pontífice conmovió hasta las lágrimas a las personas que lo esperaron la víspera por horas bajo el frío invernal en La Paz.

El gobierno declaró feriado para permitir que los fieles concurran a la celebración en un altar que ha sido tallado en madera roble por indígenas del pueblo chiquitano, una etnia del oriente.

EL PAPA
FOTO: AP

Se espera que el pontífice pronuncie oraciones en lenguas nativas como el aymara, quechua y guaraní.

En Santa Cruz, en el oriente del país, se hospedó en la casa del cardenal Julio Terrazas, con quien esperaba desayunar antes de trasladarse en un papamóvil hasta la plaza del Cristo Redentor.
Muy delicado de salud, Terrazas pidió dejar la clínica donde se encontraba bajo tratamiento de diálisis, para recibir y compartir con Francisco.

En su primer discurso en La Paz llamó a "no olvidar que todo progreso debe incluir valores y no solo beneficios económicos" y llamó a las autoridades a comprender y apoyar la tarea evangelizadora de la Iglesia en referencia a las diferencias que separaron por años al gobierno y los obispos.

Ante un millar de personas entre autoridades y representantes de la sociedad civil reunidos en la catedral de La Paz el miércoles por la noche, el pontífice aludió a la larga diferencia con Chile por la demanda marítima boliviana.

"Estoy pensando en el mar, el diálogo es indispensable", improviso. Luego en su discurso dijo llamo a "construir puentes en lugar de levantar muros". "Todos los temas por espinosos que sean tienes soluciones compartidas, razonables y equitativas", dijo.

El pontífice terminó su visita a Ecuador el miércoles a mediodía y después pasó unas cuatro horas en la capital de Bolivia, La Paz. Las autoridades vaticanas desaconsejaron aumentar su estancia debido a la gran altitud de la ciudad, de unos 4 mil metros sobre el nivel del mar.