MILENIO DIGITAL
6 de febrero de 2017 / 02:59 p.m.

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que derrotará al "terrorismo radical islámico" y, para lograr este objetivo, dotará a las Fuerzas Armadas del país con mayores recursos y el "mejor equipo".

El gobierno, dijo, siempre agradecerá al ejército por los grandes esfuerzos para proteger a la nación.

En una intervención en la base aérea MacDill en Tampa (Florida), Trump reiteró su "fuerte apoyo a la OTAN" y expresó que va a pelear por la seguridad de "todos los estadunidenses". También confirmó su asistencia a la Cumbre de la OTAN en Bruselas, prevista para mayo.

El presidente habló ante un auditorio compuesto por militares y altos mandos de los comandos Central (Centcom) y de Operaciones Especiales (Soscom), a cargo de la lucha contra el terrorismo.

"Los retos que tiene nuestra nación es muy grande, ya que estamos frente a un enemigo que adora la muerte y destrucción".
De acuerdo con el mandatario "ningún enemigo tiene oportunidad contra nuestras fuerzas. Ni siquiera una chance. Y continuará siendo de esa forma", sentenció.

También envió un mensaje al Estados Islámico, "los venceremos".
"Estados Unidos y sus aliados los derrotaremos. Los derrotaremos. Derrotaremos el terrorismo islámico radical", expresó Trump.

Promesa central de su campaña electoral, el republicano puso la lucha contra "el terrorismo islamista radical" en el centro de sus primeras decisiones en la Casa Blanca.

Antes, Trump dijo que treinta días era el plazo que puso a los responsables militares para que le presenten un plan "para derrotar" al Estado Islámico.

Agradeció a todos los miembros del comando y a sus familiares por los esfuerzos que realizan y les reiteró que nunca los decepcionará.
En su discurso, Trump también se comprometió a permitir el ingreso a Estados Unidos de aquellas personas "que deseen amar a nuestro país", en declaraciones con las que buscó defender sus restricciones de migración y otorgamiento de refugio.

La varias referencias a la seguridad nacional las hizo en momentos en que su gobierno libra una batalla judicial desatada tras su decreto por el que prohibió el ingreso a Estados unidos de personas de siete países mayoritariamente musulmanas.

El presidente pasó el fin de semana en su residencia particular en el estado de Florida y visitó la base aérea antes de regresar a Washington. también compartió un almuerzo con jefes militares y soldados.