Israel Navarro y Fernando Damián 
9 de septiembre de 2013 / 01:32 a.m.

 

Ciudad de México • El gobierno federal propuso al Congreso de la Unión en su reforma de seguridad social incluir dos nuevos derechos: el de los adultos mayores a contar con una pensión universal que los apoye a cubrir sus gastos básicos de manutención durante la vejez, así como el derecho de los trabajadores a contar con un seguro de desempleo que les permita cubrir sus necesidades en tanto logran reincorporarse al mercado laboral formal.

A través de modificaciones a los artículos 4°, 73 y 123 de la Constitución el Ejecutivo establece que se garanticen a los adultos mayores una red mínima de protección ante la vejez y a los trabajadores ante la eventualidad del desempleo y, por el otro, que constituyan herramientas eficaces para fomentar la formalidad y para mejorar las condiciones de los trabajadores.

 

Por lo anterior dicho ordenamiento prevé la existencia del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores como órgano rector de la política nacional a favor de este sector de la población.

 

Éste contará con facultades para procurar el desarrollo humano integral y les brindará empleo u ocupación, retribuciones justas, asistencia y las oportunidades necesarias para alcanzar niveles de bienestar y alta calidad de vida, orientado a reducir las desigualdades extremas y las inequidades de género, y que aseguren sus necesidades básicas, así como el desarrollo de su capacidad e iniciativas en un entorno social incluyente.

 

La reforma presentada esta tarde por el Ejecutivo federal, establece la obligación del Estado de garantizar que los adultos mayores puedan sufragar sus gastos básicos de manutención durante su vejez.

 

Además, prevé que las personas que cumplan 65 años a partir del año 2014 gozarán del nuevo derecho reconocido en la Constitución. Asimismo, que periódicamente se revise dicha edad para que, con base en los estudios demográficos, se incremente en función de la esperanza de vida de la población.

 

Mientras que el seguro del desempleo, garantiza a todos los trabajadores del sector formal que caigan en situación de desempleo, un mecanismo que evite el detrimento en el nivel de vida de sus familias y les permita reinsertarse al mercado laboral formal de la manera más pronta posible.

 

Éste fungirá como instrumento de protección social, pues no quedará sólo en la sustitución de ingresos de los individuos, también servirá para desincentivar las transiciones hacia empleos menos productivos en el sector informal.

 

Con la implementación del seguro servirá como eje para fortalecer la eficiencia de las políticas activas del mercado laboral, robusteciendo la oferta de trabajo y adecuándose a las necesidades cambiantes de la realidad laboral, lográndose así mejores condiciones para que los trabajadores reingresen al sector formal de la economía.