31 de marzo de 2013 / 01:34 a.m.

Ciudad de México • La fracción del PRD en la Cámara de Diputados presentó un proyecto de reformas a la Ley General de Salud con el propósito de etiquetar los alimentos y bebidas “chatarra” con la leyenda "el abuso en el consumo de este producto es nocivo para la salud".

Por conducto del legislador morelense Andrés Eloy Martínez Rojas, la bancada perredista propuso de igual forma que la publicidad de esos productos "de bajo valor nutritivo" incluya mensajes visuales y auditivos sobre sus riesgos y efectos para la salud de los consumidores.

De acuerdo con la exposición de motivos de la iniciativa, México sufre el mayor deterioro de sus hábitos alimentarios en toda su historia y ello se ha convertido en la principal causa de la alta incidencia de obesidad y diabetes.

Martínez Rojas subrayó, en ese sentido, que el consumo de refrescos en el país suma 300 millones de cajas al año, mientras el valor del mercado mexicano de bebidas endulzadas asciende a cerca de 15 mil 500 millones de dólares, con 230 plantas embotelladoras y un millón de puntos de venta.

Según la Federación Mexicana de Diabetes, uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años sufre obesidad o sobrepeso, mientras el número de pacientes diabéticos aumentó exponencialmente durante la última década, pues cada hora se diagnostican 38 nuevos casos y cada dos horas se registran cinco muertes a causa de las complicaciones de ese mal.

Adicionalmente, de cada 100 pacientes con diabetes, 14 presenta alguna complicación renal y 40 desarrollan ceguera, en tanto que 30 por ciento de los problemas de pie diabético termina en amputación.

México ocupa el décimo lugar mundial en incidencia de diabetes y se estima que para 2030 ocupe el séptimo puesto.

Al respecto, el diputado Martínez Rojas sostuvo que “poco se ha hecho para resolver y atacar la obesidad infantil, no obstante que es un problema serio de salud que debe interesarnos a todos, puesto que en un futuro nos afectará como sociedad”.

Remarcó así la necesidad impulsar programas de orientación nutricional para revalorizar los alimentos saludables, toda vez que la obesidad es un trastorno tratable y curable.

Detalló que el propósito de su iniciativa es prevenir enfermedades crónicas de razón multifactorial que se desarrollan a partir de la interacción con la influencia de factores metabólicos, conductuales, psicológicos, sociales, celulares y moleculares, como la obesidad y el sobrepeso.

FERNANDO DAMIÁN