26 de marzo de 2014 / 11:02 p.m.

Los Ángeles.- La Patrulla Fronteriza debe tener mayor transparencia y rendición de cuentas para evitar incidentes por el uso excesivo de la fuerza y violaciones a los derechos civiles, y ese es el objetivo de un proyecto de ley bipartidista presentado este miércoles en la Cámara de Representantes.

Durante una conferencia de prensa en el Capitolio, el legislador demócrata por Texas, Beto O´Rourke, explicó que EEUU invierte $18,000 millones anuales en la seguridad fronteriza y la aplicación de las leyes migratorias, pero los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) requieren más capacitación para evitar incidentes de violencia en la zona.

"Esta medida va a exigir más transparencia sobre la política que rige el uso de la fuerza, y creará una comisión independiente, compuesta por legisladores de las fronteras norte y sur, que revisarán las prácticas de la Patrulla Fronteriza y harán recomendaciones al Departamento de Seguridad Nacional (DHS)", explicó O´Rourke.

El otro patrocinador de la iniciativa, el republicano por Nuevo México, Steve Pearce, no estuvo en la rueda de prensa.

La medida, que debe ser aprobada por el Congreso, establece una oficina de defensor del pueblo dentro del DHS para atender las quejas contra la CBP; impone 19 semanas de entrenamiento para los agentes en áreas como el uso de la fuerza, medidas policiales no letales y la protección de los derechos civiles, y establece una oficina para mejorar las relaciones con las comunidades fronterizas.

También impone prácticas rigurosas para rastrear la muerte de migrantes en la frontera y recomendaciones para evitar más muertes.

"Hay gente que ha muerto por culpa de la Patrulla Fronteriza y lo que queremos es que los agentes reciban mayor capacitación para que no haya más violaciones de los derechos civiles y humanos", dijo a La Opinión José Manuel Escobedo, subdirector de política de la Red Fronteriza para los Derechos Humanos (BNHR).

En diciembre de 2012, una estadounidense de Nuevo México fue sujeta a más de seis horas de "humillante" cateo porque los agentes creían que portaba drogas en su cuerpo.

La mujer fue llevada a un hospital en El Paso (Texas), donde tuvo que ir al baño frente a los agentes para ver si expulsaba las supuestas drogas. La víctima no solo no tenía drogas sino que recibió una factura de 5 mil pesos.

Un agente en Brownsville (Texas) afronta una demanda entablada en 2013 después de que una embarazada sufrió un aborto espontáneo cuando éste supuestamente la tiró con fuerza contra el piso.

En la actualidad, la Patrulla Fronteriza tiene 21,370 agentes, de los cuales 18,462 están desplazados en la frontera del suroeste de EEUU y otros 2,312 están en la frontera con Canadá, lo que representa el doble del número de agentes que hace siete años.

Agencias