13 de agosto de 2013 / 01:03 p.m.

México • El dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, criticó el proyecto de reforma energética que presentó el presidente Enrique Peña Nieto, al asegurar que "se queda muy corto” respecto a los alcances que pudo tener, por lo que "no cubre el requisito".

En entrevista con Carlos Zúñiga en el programa Más Milenio trasmitido en MILENIO Televisión, el líder del blanquiazul afirmó que el titular del Ejecutivo federal tiene una visión “muy miope y retrógrada” en el tema, pues, dijo, para ver al futuro tiene que referirse al pasado.

"No, no cubre el requisito, no habla de un Presidente que tenga la visión de Estado, es un mandatario tímido que para ver al futuro tiene que referirse al pasado, para hablar de los próximos 20 años tiene que posicionar al país en 1940 donde estaba Lázaro Cárdenas, ahí nos está retrotrayendo este hombre (Peña Nieto).

"Estamos en problemas en México con un Presidente que tiene esa visión muy miope, muy retrógrada (…) Es una pena del PAN que siente frente a esta propuesta, porque se queda muy corta", subrayó.

De igual forma, Madero cuestionó la figura de contratos de utilidad compartida que se busca concretar en esta propuesta para Petróleos Mexicanos (Pemex), "pues eso lo hicieron países más subdesarrollados que nosotros hace 20 años y ahora estamos inventando el agua tibia".

Sostuvo que el PAN dará a conocer al PRI sus opiniones sobre la iniciativa federal que modifica los artículos 27 y 28 constitucionales, a fin de abrir la inversión privada, la exploración y explotación de Pemex, así como la producción de energía eléctrica.

"Le vamos a decir: ‘Te estás viendo bien chiquito, bien enano respecto a las oportunidades que tiene el país. El PAN les va a exigir que suban la mira y no se queden en la primera base, sino que vayamos a conectar un jonrón. México puede tener hoy un cambio", destacó.

Respecto a la referencia que hizo Peña Nieto sobre Lázaro Cárdenas en el proyecto de reforma, el presidente de Acción Nacional aseveró que “el mundo ya cambió radicalmente” y consideró que se elaboró un plan “tratando de ver cómo se siente seguro.

"No habla de aprovechar las oportunidades que tiene México de ser una potencia energética, exportadora de petróleo, de gas, de generar electricidad a precios más bajos, sino que trata de administrar esta situación, cómo navegar aquí sin que le generen manifestaciones en las calles, problemas en su partido o costos electorales. Ahí es donde veo yo ubicada esta propuesta.

El dirigente panista advirtió que antes de discutir en el ámbito legislativo el proyecto federal en materia energética, que ayer mismo fue entregado al Senado, se tiene que llevar a cabo la reforma político-electoral.

REDACCIÓN