notimex
31 de julio de 2016 / 02:34 p.m.

CARACAS.- En Venezuela se pudrieron 260 toneladas de semillas de arroz, maíz, caraotas en una dependencia oficial y luego las enterraron para evitar que la opinión pública se enterara del caso, aseguró el ex dirigente empresarial Carmelo Contreras.

“Es criminal que en un país agobiado por la escasez de alimentos ocurran estas cosas”, precisó Contreras, expresidente de la Asociación de Productores Agropecuarios del central estado Lara, en conversación con Notimex.

Contreras explicó que el hecho se produjo en el Central Agroindustrial Ezequiel Zamora (CAES), por negligencia de sus funcionarios ya que tenían estas semillas en unos terrenos a la intemperie, sin protección alguna y con la llegada de las lluvias los granos se pudrieron.

Dijo que el CAES tiene su asiento en el llanero Estado Barinas y que desde su fundación esta empresa se ha visto involucrada en más de un escándalo de corrupción, pero a pesar de las innumerables denuncias ningún organismo contralor se atreve a investigar.

Aclaró que las semillas, en su mayoría importadas, pertenecían al Ministerio de Agricultura y Tierras (MAT) y debían ser direccionadas para la siembra, pero funcionarios del CAES dejaron que se dañaran y por esta desidia merecen ser expulsados de la empresa.

Asimismo señaló que un diputado opositor también llevó al seno de la Comisión de Contraloría pruebas relacionadas con el desvalijamiento de 162 máquinas (tractores, cosechadoras y camionetas) “que permanecen arrumadas en el CAES, conformando una especie de cementerio”.

“El daño patrimonial que se le ha hecho al país, en relación a la corrupción en el CAES, sobrepasa los 360 millones de dólares, desde su creación por el expresidente fallecido Hugo Chávez, en 2006 hasta nuestros días”, aseguró Contreras.

Por otra parte denunció que el gobernador del Estado Barinas, Adán Chávez expropió “La Batalla”, una finca de la localidad que producía cerca de 160 mil litros de leche al día, y en manos del gobierno regional produce escasamente cerca de dos mil litros.

Finalmente resaltó que Barinas, una región tradicionalmente agrícola se encuentra deprimida y sin comida, al punto de que son frecuentes los saqueos a los camiones que esporádicamente llevan a la zona, harina precocida, pasta, arroz y otros alimentos.