AP
9 de marzo de 2016 / 06:42 a.m.

Puerto Rico.- Puerto Rico atraviesa una crisis por la epidemia del virus del zika, dijo el martes el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), y destacó que la gente aquí a menudo no utiliza mosquiteros en las ventanas, y que los insecticidas empleados en la isla son inefectivos contra el mosquito que transmite la enfermedad.

Durante una visita al territorio estadounidense para ayudar a impulsar la lucha contra la propagación del virus, el doctor Tom Frieden dijo que los funcionarios de la CDC están ayudando a Puerto Rico a encontrar mejores insecticidas capaces de exterminar al mosquito Aedes aegypti que transmite el zika y otras enfermedades.

Afirmó que los funcionarios de la agencia estadounidense están sometiendo a prueba nueve insecticidas distintos con ese fin.

Frieden exhortó al gobierno local a crear un sistema sólido de monitoreo y control de mosquitos que pueda emplearse a largo plazo.

"Es probable que el zika se expanda muy rápido, por lo que el tiempo es esencial", afirmó, y destacó que el virus es diferente a las epidemias de dengue y chikunguya que vivió Puerto Rico. "Podría traer muchos problemas a las familias, a la comunidad y a la isla durante muchos años por venir".

Los investigadores están tratando de determinar si el zika podría estar vinculado a diversas consecuencias graves para los bebés en desarrollo, incluida la microcefalia, lo que causa que los bebés tengan cabezas más pequeñas de lo normal y daño cerebral. Esas amenazas pueden afectar a mujeres en cualquier etapa de embarazo, han advertido los funcionarios.

Puerto Rico tiene 157 casos confirmados de zika, pero se cree que muchas otras personas están infectadas. Seis personas han sido hospitalizadas y 14 mujeres embarazadas están infectadas. Además, una persona se está recuperando del síndrome de Guillain-Barré, una parálisis inusual que también está ligada al zika.

Frieden afirmó que miles de mujeres embarazadas probablemente quedarán infectadas en Puerto Rico, debido a la densidad de población de la isla y la costumbre allí de usar ventanas sin mosquiteros.

Puerto Rico detuvo todas las donaciones de sangre el mes pasado y comenzó a comprar sangre de la Cruz Roja para prevenir contaminaciones potenciales, siguiendo las recomendaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos anunció el lunes que estaba pagando envíos de productos sanguíneos a Puerto Rico para garantizar abasto suficiente.

Los funcionarios dijeron que solicitaron al menos 225 millones de dólares en fondos federales para combatir la propagación de zika en Puerto Rico.

Frieden mencionó que el gobierno de Puerto Rico ha trabajado duro y respondió bien desde que el primer caso de zika fue reportado en diciembre, pero subrayó que aún le aguardan muchos desafíos.

"Nunca estoy satisfecho", dijo. "Necesitamos hacer mucho más, mucho más rápido para proteger a tantas mujeres como sea posible".