AP
29 de abril de 2017 / 06:26 a.m.

SEÚL.- Corea del Norte lanzó este sábado un misil balístico de mediano alcance en un ensayo que habría fallado poco después de despegar, según indicaron Corea del Sur y Estados Unidos. Se trata de la tercera prueba fallida este mes, pero transmite un mensaje claro de desafío pese a la presencia de un portaaviones estadounidense en maniobras en las aguas cercanas.

Las pruebas norcoreanas de misiles balísticos están prohibidas por Naciones Unidas porque están consideradas como parte de los esfuerzos del país de conseguir un misil con cabeza nuclear que pueda llegar a territorio continental estadounidense.

El ensayo del sábado se produjo poco después de que las autoridades de Estados Unidos pasaran de una estrategia dura a la diplomacia en la ONU, en un intento de resolver el que quizá sea el desafío más urgente de Washington en política exterior.

“Corea del Norte faltó al respeto a los deseos de China y su respetado presidente cuando lanzó, aunque sin éxito, un misil hoy. ¡Mal!”, tuiteó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El presidente no respondió a preguntas de los periodistas sobre el ensayo norcoreano cuando regresó a la Casa Blanca de una visita a Atlanta.

Corea del Norte no hizo comentarios en un primer momento sobre el lanzamiento, aunque sus medios estatales insistieron el sábado en el objetivo del país de alcanzar la capacidad de atacar el territorio continental estadounidense.

El momento elegido para el ensayo fue llamativo, apenas unas horas después de una reunión ministerial del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el programa armamentístico de Pyongyang. Los funcionarios norcoreanos boicotearon la reunión, presidida por el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson.

El gobierno surcoreano no dio una estimación sobre cuánto había logrado alejarse el misil, pero un funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato para comentar un tema sensible dijo que probablemente se trataba de un misil balístico KN-17 de mediano alcance. Se desbarató pocos minutos después del lanzamiento.

Corea del Norte suele hacer pruebas de diversos misiles balísticos a pesar de las sanciones impuesta por Naciones Unidas. Aunque las pruebas con proyectiles de menor alcance son en cierto modo rutinarias, las que efectúa con cohetes de mayor alcance suscitan preocupación a nivel internacional.