REUTERS
17 de febrero de 2017 / 01:26 p.m.

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en plena búsqueda de un nuevo asesor de seguridad tras despedir a Michael Flynn y ser rechazado por uno de los candidatos, dijo que considera para el cargo a cuatro personas, entre ellas el general retirado Keith Kellogg, que lo ejerce interinamente.

Trump pidió la renuncia a Flynn tras una controversia por los contactos del militar retirado con Rusia, y el también retirado vicealmirante Robert Harward rechazó la oferta del presidente republicano de reemplazar a Flynn.

"El general Keith Kellogg, a quien conozco desde hace mucho tiempo, es un jugador fuerte para asesor de seguridad nacional, como también lo son otros tres", escribió Trump en Twitter, sin revelar los nombres de los otros candidatos.

Actualmente, Kellogg es jefe de gabinete del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. También se ha mencionado como opción al general retirado David Petraeus, quien fue director de la CIA durante la presidencia de Barack Obama.

Petraeus renunció a su cargo en la CIA en 2012 y se declaró culpable de manejo impropio de información clasificada en documentos que le había dado a su biógrafa, con quien tuvo una relación extramarital.

NBC News reportó que también se evalúa a otros militares retirados: el general James Jones, quien lideró el Comando de Operaciones Aliadas en Europa y fue asesor de seguridad nacional de Obama entre 2009 y 2010; y el general Keith Alexander, ex director de la Agencia de Seguridad Nacional.

Harward tiene un alto puesto directivo en Lockheed Martin y fue subcomandante del Comando Central de Estados Unidos. El militar rechazó la oferta de Trump debido en parte a que quería llevar a su propio equipo, según dos fuentes con conocimiento de la decisión de Harward.

Trump dijo que despidió a Flynn porque le había mentido al vicepresidente Mike Pence sobre conversaciones que había tenido con el embajador ruso en Estados Unidos sobre sanciones impuestas por el gobierno de Obama antes de la asunción del republicano.

El presidente ha defendido el contacto de Flynn con el embajador ruso, diciendo que lo que él hizo no estuvo mal.