12 de mayo de 2013 / 05:10 p.m.

México  • Los coordinadores de PAN y PRD en el Senado, Ernesto Cordero y Miguel Barbosa, respectivamente, se pronunciaron por impulsar la reforma política para que las elecciones sean democráticas y transparentes.

Cordero dijo que no confía en que el agregado del Pacto por México sea garantía de que losgobiernos priistas saquen las manos del proceso electoral, por lo que su bancada impulsa incluir en la reforma política la segunda vuelta, la reelección legislativa, así como modificaciones al Coneval, para que “no les den atole con el dedo”

En entrevista, consideró que si se disuelve el Pacto por México “no pasará nada”, se tendría que hacer política como se ha hecho antes.

En ese sentido, criticó el anexo al Pacto, pues reclamó que los puntos sumados solo son compromiso de cumplir lo que ya se encuentra en la ley y reiteró que su partido aceptó regresar a este acuerdo con la condición de que se aplique la ley en el caso de Veracruz, y hasta el momento “no hay nadie castigado”.

Cordero recordó que durante los sexenios panistas, contrario a lo que se ha señalado de que hubo parálisis legislativa, ha sido cuando más se ha modificado el marco legal y la Constitución.

“El país nunca ha estado paralizado, el país siempre ha estado avanzando y ojalá siga avanzando. La trayectoria de crecimiento del país no empezó hace 5 meses, empezó hace 17 años”, expresó.

—¿Y sin Pacto?

—El Pacto es un instrumento valioso para fijar agenda, pero el contenido de las iniciativas, el alcance, la negociación, la votación se hace en las cámaras, en el Congreso, por eso es importante respetarlo, pero si se disolviera no pasaría nada, se haría política como se ha hecho en antes en México y como se hace en todo el mundo.

—¿Cuál será la actitud ante la reforma política, después de lo que vimos en Veracruz?

—El PAN está actuando con una gran generosidad ante los agraviantes a los mexicanos, de cómo se condiciona la entrega de recursos públicos a cambio de militar y pertenecer a un partido político. Ya veremos si efectivamente el gobierno no mete las manos en las elecciones. Yo, la verdad, lo dudo".

El presidente del Senado explicó que la reforma política implica un cambio electoral, consideró que ésta tendría que ser de fondo y ver si el gobierno "le va a entrar", porque su partido no aceptaría una reforma que no sea completa.

Otra reforma que impulsarán, dijo, será la autonomía del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), para que "verdaderamente haya transparencia absoluta" en la vigilancia de la efectividad de los programas sociales.

A su vez, el senador perredista Miguel Barbosa dijo que la actual legislatura tiene la obligación de construir una reforma política que garantice elecciones equitativas, porque de no hacerlo habrá bases endebles para la gobernabilidad.

"Si no avanzamos en la reforma política seguirán presentándose crisis en cada proceso electoral, y esto solo mina la convivencia social y erosiona la gobernabilidad democrática", reiteró.

Barbosa agregó que en cada elección federal México experimenta momentos de tensión que polarizan a la sociedad. La democracia mexicana debe llagar a su madurez y contar con reglas claras y respetadas para la disputa del poder público.

Asimismo, señaló que la posibilidad de contar con una nueva generación de reformas en materia electoral constituye un factor determinante en el avance de la transición a la democracia y un compromiso de las fuerzas políticas con la sociedad.

Opinó que luego de la crisis que vivió el Pacto, tras la denuncia de malos manejos de programas sociales en Veracruz, surgió en el debate público "la urgente necesidad de blindar las políticas de combate a la pobreza y avanzar en la reforma política".

Recordó que a mitad de la semana anterior, durante la firma del agregado al Pacto, se estableció la pertinencia de instalar a la brevedad una mesa integrada por los representantes del Consejo Rector y de los grupos parlamentarios de ambas cámaras, con el fin de estar en condiciones de presentar una iniciativa de reforma política que, incluso, pudiera discutirse y aprobarse en un periodo extraordinario de sesiones.

Refirió que los hechos irregulares en las elecciones de 2006 y 2012 ponen de manifiesto la necesidad de nuevas reformas que garanticen equidad y transparencia en los procesos electorales.

OMAR BRITO