24 de abril de 2013 / 08:08 p.m.

Ciudad de México • El abogado general de la UNAM, Luis Raúl González Pérez, entregó a encapuchados la ratificación de la denuncia penal ante la PGR por la toma de rectoría que encabezan los activistas.

González Pérez aseguró en entrevista que no habrá diálogo condicionado entre autoridades universitarias y encapuchados, porque dijo habrá que establecerlo con claridad y “dentro de los canales institucionales”.

“No entablaremos diálogo alguno basados en la presión y en la violencia. No estableceremos este diálogo condicionado a la cancelación de la legalidad”, confirmó el abogado.

Según un comunicado de la universidad, el abogado reiteró cuatro puntos principales:

"1. Su actitud de mantener tomadas ilegalmente las instalaciones de la Rectoría agravia a la institución y a la comunidad universitaria, al impedir el normal desarrollo de actividades.

"2. Se ha ampliado la denuncia penal y se ha solicitado al Ministerio Público actuar en contra de algunos de quienes han sido identificados como participantes en los hechos del 19 de abril y por la posible sustracción de bienes universitarios.

"3. Les reitero que la Universidad no cederá ante exigencias, cualquiera que estas sean, enarboladas mediante la violencia y la cerrazón, contrarias a la legalidad.

"4. La devolución de las instalaciones no está sujeta a condición o pretensión alguna que sea contraria al orden jurídico ni a los valores fundamentales de esta casa de estudios".

Ayer los encapuchados condicionaron la salida de rectoría hoy a las 17:00 horas con un diálogo con el rector José Narro, con el abogado general y con la directora general de los CCH, Laura Lucía Muñoz, lo que fue rechazado por la autoridad universitaria.

Sobre la convocatoria que circula en redes sociales, el abogado urgió a los universitarios a no usar la violencia en contra de los encapuchados que mantienen bloqueada la torre de CU desde hace 5 días.

“Ojalá las expresiones puedan sensibilizar a estar personas y voces autorizadas que se están pronunciando y no estoy hablando de que la comunidad se exprese físicamente o con confrontaciones pero hay forma de expresión”, dijo.

Enfatizó que las firmas que se recaban en la facultad de Ciencias, Ingeniería, Medicina y Derecho, que exigen la salida de los activistas, no derivarían en el uso de la fuerza pública, como sucedió en la huelga de 1999.

Sin embargo, sobre la presencia de la autoridad para desalojar las instalaciones universitarias, el abogado dijo que está en manos de la PGR la determinación de pedir la intervención de la Policía Federal:

“Yo no he escuchado que la PGR señale que la universidad tiene que decidir si entra o no la policía federal, no he escuchado en ninguna parte. Cada quien tiene y hay un principio en derecho que cada uno puede ser lo que el establece y el MP tomará sus propias determinaciones”.

El grupo de encapuchados recibió el documento e informó que a las 17:00 horas, cumpliéndose el plazo para la toma de las instalaciones, dará a conocer su postura al respecto.

Encapuchados se pronuncian nuevamente

Cerca de las 12:30 horas, el grupo de encapuchados que mantiene el plantón en rectoría se pronunció nuevamente faltando casi cinco horas para cumplir el plazo de liberar las instalaciones.

“Estamos en la total disposición de liberar las instalaciones de rectoría a las 17:00 horas siempre y cuando se entregue un documento firmado por el abogado general de la UNAM y el rector de la universidad donde se desistan de cualquier tipo de represalias a los estudiantes que participaron en la toma de este edificio. Exigimos el desistimiento del proceso penal que inició la UNAM contra los participantes en la toma del edificio de rectoría”, explicó uno de los encapuchados.

Reiteraron que las condiciones del diálogo son las mismas: que en punto de las 13:00 horas, para el día jueves en la zona conocida como ‘las islas’, se presente a un diálogo la directora general del Colegio de Ciencias y Humanidades, Laura Lucía Muñoz.

Finalmente indicaron que a las 16:00 horas realizarán una asamblea en el auditorio Justo Sierra con el fin de informar a la comunidad universitaria sobre sus peticiones.

Aclararon que esta asamblea será cerrada para los medios de comunicación y al terminar se pronunciarán nuevamente.

“El rector ha dejado claro que su negativa al diálogo público es un pretexto para criminalizar la protesta. Lo único que buscan es la justificación de la represión, con la intromisión de la Policía Federal a las instalaciones de la UNAM. Manifestamos nuestro total rechazo a esta postura”, señaló.

Los activistas además hicieron responsable al rector José Narro Robles de cualquier amenaza o agresión y cualquier situación que pudiera suscitarse si la policía entra a las instalaciones de la universidad.

ALEJANDRO MADRIGAL, ANA CECILIA MÉNDEZ