16 de octubre de 2014 / 02:58 a.m.

 

Dallas.- Las clínicas de abortos en Texas que cerraron sus puertas bajo estrictas restricciones nuevas empezaron a reabrir el miércoles después de ganar un aplazamiento en la Corte Suprema federal, pero los centros estaban programando citas de pacientes bajo incertidumbre y con personal mínimo.

Un fallo de cinco frases emitido el martes por la noche bloqueó partes de una amplia ley de aborto en Texas que obligaba a las clínicas a cumplir con los estándares de operación a nivel hospital a partir del 3 de octubre. Eso había dejado sólo ocho centros de realización de abortos en el segundo estado más poblado del país.

Sin embargo, la celebración entre algunos prestadores de servicio de aborto fue silenciada por los temores de que la victoria sólo sea temporal. Las mujeres que buscan practicarse un aborto mantuvieron las líneas telefónicas ocupadas en la Clínica de la Mujer Routh Street en Dallas, donde su personal anterior de 17 integrantes se redujo a menos de 10 después de que la ley obligara a suspender los procedimientos a principios de este mes.

El alto tribunal sólo suspendió las restricciones por ahora a la espera de apelaciones, y no ofreció explicaciones sobre la decisión.

"Algunos de ellos volverán, y algunos de ellos probablemente no lo harán", dijo Ginny Braun, el director de la clínica en Dallas, sobre los ex empleados que consiguieron otros puestos de trabajo en las últimas dos semanas.

A lo largo de la frontera entre Texas y México, la única clínica de aborto en 482 kilómetros reanudará el servicio de aborto en McAllen a partir del viernes, dijo Amy Hagstrom Miller, fundadora de Whole Woman's Health. Pero los problemas de personal y económicos impiden la reapertura inmediata de clínicas en Austin y Fort Worth, y las posibilidades de reapertura de otro centro en Beaumont son incluso menores, señaló.

Hagstrom Miller dijo que había despedido a más de 50 empleados desde el año pasado, y el estatus intermitente de su clínica la ha llevado a acumular una deuda de 500.000 dólares en los últimos seis meses.

"Ha sido insoportable que no pueda ofrecerles la estabilidad que merecen y las respuestas sobre qué nos depara el futuro", indicó Hagstrom Miller.

FOTO: Especial

AP