MILENIO DIGITAL
15 de junio de 2015 / 01:32 p.m.

Nepal.- Con el propósito de atraer turismo extranjero, el gobierno de Nepal abrió la mayoría de sus monumentos y centros culturales que fueron cerrados después de los terremotos que devastaron al país.

Los sismos del 25 de abril y el 12 de mayo mataron a más de 8 mil 700 personas. Miles de edificios resultaron dañados, incluyendo viejos templos, palacios y otras estructuras históricas que son populares entre los turistas.

El gobierno reabrió seis de los siete monumentos considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que se cerraron tras los temblores, comentó el ministro de Turismo, Kripasur Sherpa.

"Instamos a la gente a que venga a Nepal de vacaciones para ayudar a reconstruir Nepal", dijo Sherpa en Bhaktapur, una ciudad llena de antiguos templos y que es uno de los lugares reabiertos.

Estos lugares se cerraron debido a los daños causados por los terremotos, pero también por la preocupación por la seguridad de los turistas. Antes de los sismos, aproximadamente mil extranjeros visitaban cada día Bhaktapur, que se encuentra justo al este de Katmandú. 

Se han tomado medidas para garantizar la seguridad de los visitantes, indicó Bhesh Narayan Dahal, jefe del Departamento Nepalí de Arqueología, y hay planes de proporcionar cascos de seguridad a los visitantes en algunos lugares.

Aproximadamente 741 estructuras protegidas sufrieron daños en los terremotos, señaló Dahal. Reconstruirlas y restaurarlas costará al menos 18 millones de dólares, señaló.

Nepal celebra la semana que viene una conferencia internacional de donantes en Katmandú, la capital, para pedir dinero que ayude a reconstruir el país del Himalaya tras los temblores.

Unos 800 mil turistas extranjeros viajan cada año a Nepal y el gobierno teme que el temor a los terremotos disuada a muchos de visitar el país del Himalaya.

La UNESCO, la organización cultural de Naciones Unidas, expresó la semana pasada su preocupación por la reapertura de estos lugares e instó a los turistas a tener especial prudencia y reconsiderar la visita.